Los institutos de Recursos Mundial-México (WRI por sus siglas en inglés), y Mexicano para la Competitividad (Imco), así como la Iniciativa Climática de México (ICM), urgieron a crear una agenda climática con visión integral de largo plazo, que permita enfrentar la problemática en la cual el país es especialmente vulnerable.

Así lo destacaron los directivos de las tres instituciones que este miércoles se unieron con el propósito de fortalecer la agenda climática del país, para contribuir a diseñar una política de Estado en la materia y en el área de energía, que trascienda administraciones.

De cara a las elecciones que se realizarán en julio de 2018, es imperante que los candidatos a la Presidencia de México cumplan con una agenda adecuada para enfrentar los embates del cambio climático, como son: escasez de agua, sequías e incremento en la frecuencia de fenómenos meteorológicos, entre otros.

Así, la alianza acordó desarrollar planteamientos con aportes sustentados en las fortalezas de cada organización, para impulsar una política pública lo suficientemente ambiciosa y oportuna para enfrentar los retos que el cambio climático plantea como nación.

La aportación, destacaron los expertos, esta basada en el conocimiento científico y técnico, y es totalmente independiente de coyunturas políticas, además de contar con aportaciones provenientes de todos los actores relevantes de la sociedad.

Durante el evento de lanzamiento, los especialistas de las tres instituciones recalcaron que el cambio climático no es exclusivamente un problema ambiental, sino un reto de desarrollo, ya que involucra prácticamente a todos los sectores de la economía y pone en riesgo el bienestar humano.

Ante ello, destacaron que México debe trazarse un camino de bajas emisiones para competir con el resto del mundo dentro del nuevo paradigma de crecimiento verde, cuya columna vertebral es la innovación y el desarrollo de tecnologías y sectores limpios que permitan generar beneficios sociales, económicos y ambientales.

Destacaron que el país se encuentra en un momento fundamental, luego de que el proceso electoral ofrece la oportunidad de colocar en el debate público los temas del medio ambiente, en particular el del cambio climático, ya que también ofrece una oportunidad de desarrollo en diferentes sectores, como económico, energético, infraestructura y agroalimentario.

Manuel Molano, director general adjunto del Imco; Adrián Fernández, director ejecutivo del ICM, y Adriana Lobo, directora ejecutiva de WRI México, indicaron que hasta el momento, ninguna de las propuestas políticas de los partidos o coaliciones hace mención de los esfuerzos necesarios para atender el cambio climático, y mucho menos observa la oportunidad de desarrollo y crecimiento económico aprovechando la coyuntura.

Además, detallaron que en el juego electoral, se corre el riesgo de que las políticas sectoriales, como la energética, no se discutan a profundidad, y que por ende se tomen decisiones contraproducentes.

En ese sentido, expusieron que la política de Estado contra el cambio climático deberá cumplir con principios como el del maximizar el bien común, estar basada en conocimiento científico y técnico, garantizar una visión de mediano y largo plazo e incrementar progresivamente la ambición.

También debe garantizar la transparencia en todas las etapas de la toma de decisiones, respetar los derechos humanos, y la inclusión social.

La iniciativa que impulsan las tres instituciones buscará ofrecer propuestas y planteamientos constructivos, basados en la mejor estrategia disponible, a través de análisis científicos, económicos, y sociales.