El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) firmó un acuerdo de colaboración con la Organización de Estados Americanos (OEA) en materia de justicia electoral, para fortalecer la democracia y la promoción y defensa de los derechos humanos.

Con la representación del TEPJF, el magistrado de la Sala Superior, José Luis Vargas Valdez, suscribió el convenio con el secretario general de la OEA, Luis Almagro, en la sede del organismo continental en Washington.

El magistrado subrayó la responsabilidad que tiene el Tribunal en la impartición de justicia electoral, “al ser la última instancia de defensa de la democracia”.

Vargas Valdez destacó la importancia de la colaboración interamericana en un contexto globalizado por la tecnología y la interdependencia política y económica.

Por ello, dijo, “el intercambio de buenas prácticas y la identificación de soluciones a dilemas compartidos, son necesarias para el desarrollo democrático”.

Por su parte, el secretario general de la OEA reconoció la colaboración entre ambas instituciones, y como un ejemplo de ello, señaló el apoyo del TEPJF en el Grupo de Jurisprudencia Electoral Americana, en las misiones de observación electoral en las que participaron especialistas en la materia.

Del mismo modo, su decidido respaldo en la organización de la XI Reunión de Autoridades Electorales en 2016.

Almagro aludió al convenio específico de colaboración firmado con la Comisión Interamericana de Mujeres (CIM), y aplaudió que la paridad de género esté garantizada por la Constitución de México.

“Ello demuestra el compromiso del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación con la democracia, en un tiempo donde las autoridades electorales desempeñan un papel crucial para la consolidación y estabilidad de los sistemas democráticos en la región”, destacó.

El magistrado Vargas Valdez y Luis Almagro destacaron la importancia de la colaboración de la OEA y el TEPJF en foros e iniciativas internacionales, como la Red Mundial de Justicia Electoral (RMJE).

La RMJE, constituida en México en noviembre pasado, busca el intercambio de mejores prácticas, desde la perspectiva de la justicia electoral, para hacer frente a los desafíos de las democracias contemporáneas, como lo son el uso de nuevas tecnologías, el financiamiento de la política, la participación política igualitaria y hacer frente a la desafección democrática.