La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), en coordinación con personal del Grupo de Atención de Contingencias con Osos Negros, atendió la muerte de uno de estos ejemplares, cuyo nombre científico es Ursus americanus, en Saltillo, Coahuila, debido a un impacto de bala.

En un comunicado, la dependencia informó que los restos del oso negro fueron llevados a las instalaciones del Museo del Desierto de la ciudad de Saltillo, para su conservación a temperatura adecuada (refrigeración) y realizar la necropsia respectiva, así como determinar las cusas de su muerte.

Indicó que los especialistas constataron que se trata de un oso negro (Ursus americanus) macho adulto, de aproximadamente 10 años de edad, con una medida de 1.95 metros y un peso de 160 kilogramos.

Dijo que la necropsia arrojó que la causa de la muerte fue por impacto de bala, la cual se introdujo en la parte posterior del ejemplar hacia la parte antero costal, por lo que presentaba fracturas de costillas.

En ese sentido, apuntó, la Profepa realiza ya la investigación de los hechos a fin dar con él o los posibles responsables y, en su caso, sancionar conforme a la Ley General de Vida Silvestre y demás normas aplicables vigentes.

Los restos del ejemplar se quedarán en el Museo del Desierto A.C., en tanto se realizan las investigaciones correspondientes, apuntó.

El oso negro está listado en la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010, en la categoría de: Peligro de Extinción (P).

Cabe mencionar que el Grupo de Atención de Contingencias con Osos Negros está conformado por personal de la Secretaría de Medio Ambiente del Gobierno del Estado de Coahuila, Protección Civil Estatal, Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) y Profepa Delegación Coahuila, dijo el comunicado.