La Procuraduría Federal de Protección Ambiental (Profepa) investiga la muerte de un oso negro en Saltillo, Coahuila, que falleció por un impacto de bala.

En un comunicado, la dependencia indicó que se busca dar con los responsables de la muerte del ejemplar macho adulto, de casi 10 años de edad, 1.95 metros y 160 kilogramos, para aplicar la sanción necesaria conforme la Ley General de Vida Silvestre y demás normas aplicables vigentes.

Elementos de la dependencia federal, en coordinación con personal del Grupo de Atención de Contingencias con Osos Negros, atendieron la muerte del oso negro (Ursus americanus), cuyo cuerpo fue llevado a las instalaciones del Museo del Desierto para su conservación a temperatura adecuada (refrigeración) y realizar la necropsia respectiva.

La dependencia indicó que luego de los exámenes correspondientes se determinó que la causa de la muerte fue por impacto de bala, la cual se introdujo en la parte posterior del ejemplar hacia la parte antero costal, por lo que presentaba fracturas de costillas.

Los restos del ejemplar se quedarán en el Museo del Desierto A.C., en tanto se realizan las investigaciones correspondientes, agregó la Profepa.