La rehabilitación del edificio S de la Unidad Iztapalapa de la UAM, afectado por el sismo del 19 de septiembre pasado y la atención de las necesidades operativas de la División de Ciencias Biológicas y de la Salud (CBS) son prioridades de esta casa de estudios, aseveró el rector general Eduardo Peñalosa Castro.

En la ceremonia de toma de posesión de Sara Lucía Camargo Ricalde, como directora de esa instancia académica para el periodo 2017-2021, aseguró que hay estrategia de acción y de trabajo para solucionar los inconvenientes que acarreó la contingencia mediante la labor de un equipo de colaboración que ofrezca resultados.

Indicó que desde el primer momento, las rectorías de la Universidad Autónoma de México (UAM) Iztapalapa y la General “han trabajado hombro con hombro” para solventar los requerimientos más apremiantes en cuanto a la carencia de espacios adecuados que obstaculiza el óptimo funcionamiento, la organización y el desarrollo de la vida universitaria de la División de CBS.

Lo anterior, planteó, ha implicado la intervención de un grupo de actores de la Secretaría General, la Coordinación General de Administración, la Dirección de Obras, la Oficina del Abogado General, el Patronato y la Contaduría, involucrados en un asunto complejo que transita por una gran cantidad de pasos que se han ido dando.

En un comunicado, indicó que “50 laboratorios de investigación, 16 de docencia, tres divisionales especializados y 109 cubículos ubicados en el edificio S, comprenden la infraestructura que no puede ser utilizada, lo que representa afectaciones muy sensibles a la vida divisional”.

Entre las medidas desarrolladas, el rector general destacó la recuperación de más de 30 por ciento del equipo para su aprovechamiento; la reprogramación de Unidades de Enseñanza Aprendizaje; la redistribución de prácticas de laboratorios y el traslado temporal de personal académico a espacios de los edificios H, R, T y W.

Comentó que algunos grupos de investigadores han encontrado sedes alternas para continuar su trabajo en instituciones hermanas, que han ofrecido solidariamente estos lugares, mientras la rectoría general, en coordinación con la rectoría de la Unidad Iztapalapa, trabaja para que se regresen a los espacios correspondientes.