Con 353 votos, el Pleno de la Cámara de Diputados aprobó reformar la Ley Federal de Sanidad Animal, con el propósito de coadyuvar en el impedimento de prácticas relacionadas con el maltrato y sacrificio en condiciones indignas y que causan dolor innecesario a los animales para abasto.

La reforma, remitida al Senado de la República para sus efectos constitucionales, modifica la definición de sanidad animal para establecer que tiene por objeto preservar la salud de los animales, desde su nacimiento hasta su deceso, ya sea natural, sacrificio humanitario o para fines de abasto.

Además de que las disposiciones de sanidad animal que emita la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación que definen los criterios para salvaguardar el bienestar de los animales, consideren en todo momento las buenas prácticas pecuarias y las técnicas de sacrificio humanitario.

Al fundamentar el dictamen, el diputado priista Oswaldo Guillermo Cházaro Montalvo explicó que la reforma plantea ajustes para clarificar y fortalecer las definiciones relacionadas con el cuidado animal.

Asimismo, el que se tenga la posibilidad de un mejor ejercicio en los procesos de producción y de generación de alimentos de proteína de origen animal, apuntó.

El legislador subrayó que en la definición de sanidad animal se especifica el concepto del sacrificio cuando sea necesario y deberá hacerse de manera humanitaria; además, se establece la garantía de que hayan buenas prácticas pecuarias.

Por último, resaltó la importancia de fortalecer este instrumento legislativo, toda vez que es imperativo tener una de las ganaderías más sanas del mundo.