La reforma fiscal que impulsa el gobierno de Estados Unidos para que las inversiones se queden en su país no impactará al empleo en México, consideró Alfonso Navarrete Prida, titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS).

Entrevistado en el marco de la ceremonia de entrega del Premio Nacional de Trabajo 2017, expuso que primero habría que ver en qué termina esa reforma de carácter fiscal en aquel país.

“Entiendo hay impugnaciones por una doble tributación, y desde luego la idea del gobierno norteamericano al impulsar esta propuesta es que las inversiones americanas se queden en Estados Unidos y que sea más caro producir en otros países, entre ellos México, que en norteamericana".

Apuntó sin embargo que "en los análisis que tenemos nosotros no va a impactar el empleo en nuestro país", más bien los costos laborales hacia los estadunidenses serían menores.

Donde habría mayor problema con esa reforma fiscal es en una posible escalada de precios de productos norteamericanos, que harían que sus tasas de interés tuvieran un impacto y se vieran en la necesidad de crecer siendo el país que tiene el mayor déficit del planeta.

Consideró que eso es un impacto mucho mayor en la economía americana que la pura reforma fiscal.

Expresó que la impresión que se tiene, al margen de que jurídicamente se analice la constitucionalidad de una posible doble tributación en aquella nación, es que el tema de la complementación de economías es inevitable en un mundo globalizado.

En ese sentido, manifestó, tendrán que encontrarse mecanismos que hagan que las economías caminen juntas y no medidas que suenan más a proteccionismo que de ninguna manera prosperará en el siglo XXI.

En otro asunto, sobre la llamada "cuesta de enero", comentó que se tendrán que esperar las cifras del Banco de México con respecto a la inflación, con el fin de saber cómo llegará este fenómeno a principios de enero.

Sin embargo, enfatizó, el camino de la productividad y la creación de empleos ha dado resultado en el país, además el poder adquisitivo del salario mínimo se ha recuperado en 20 por ciento.

Navarrete Prida sostuvo que el poder de compra se ha recuperado luego de registrar una pérdida de 75 por ciento durante 45 años.

Eso significa que el camino de la productividad con empleo avanza, disminuyendo la informalidad; en contraparte, crece la formalización del Seguro Social y no se inhibe la inversión extranjera, lo cual permitirá que el país siga adelante, añadió.