El reconocimiento del aporte económico de los inmigrantes cobra más notoriedad frente a la demonización de la migración y situaciones de xenofobia, intolerancia y discriminación, dijo hoy el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro.

En el lanzamiento conjunto entre la OEA y la Organización Internacional de Migración (OIM) de la campaña “Los migrantes cuentan en las Américas”, Almagro dijo que el tema adquiere cada vez más relevancia por las implicaciones demográficas, económicas, sociales, culturales y políticas que conlleva.

“Ello hace necesario desarrollar una visión coherente, integral y equilibrada de la migración. Una visión que parta del reconocimiento y el respeto a la dignidad y a los derechos humanos de los migrantes, independientemente de su condición migratoria”, dijo durante la ceremonia en la sede de la OEA.

Asimismo, consideró que se debe reconocer el potencial individual y colectivo de los migrantes y sus familias como agentes para el desarrollo, y dijo que el reconocimiento del potencial de la migración ha estado cada vez más presente en la discusión global y regional en los últimos años.

Recordó igualmente que este proceso culminó recientemente con la inclusión de la migración en los objetivos y metas de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y con la propuesta de un Pacto Global sobre Migración y Refugio establecida en la Declaración de Nueva York, en septiembre de 2016.

“Además de destacar el carácter pluridimensional de la migración internacional, la Agenda 2030 reconoce la contribución positiva de los migrantes al crecimiento inclusivo y al desarrollo sostenible. Sin embargo, las contribuciones económicas y sociales de los migrantes no cuentan con el reconocimiento debido”, apuntó.

Almagro dijo que con frecuencia la atención se centra en demonizar la migración, manifestándose en instancias de xenofobia, intolerancia y discriminación.

“Resulta preciso entonces un reconocimiento explícito y generalizado de los aspectos positivos del fenómeno de la migración, materializados en la contribución que realizan los migrantes, tanto a su propio país como a la sociedad que los acoge, cuando logran integrarse en ella”, apuntó.

Como evidencia del impacto económico que tienen los migrantes en los países que los acogen, Almagro dijo que mientras que los trabajadores migrantes envían a casa en promedio alrededor del 15 por ciento de sus ganancias como remesas, el 85 por ciento restante de la riqueza que generan permanece en los países de destino.

“Así, las contribuciones de los migrantes a las artes, a la música, al deporte, a la política, a las ciencias en los países de destino también permiten evidenciar las aristas positivas de la migración, que no deben pasar desapercibidas”, precisó.