El Pleno de la Cámara de Diputados avaló adicionar un artículo 26 Bis a la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, a fin de que los estados y municipios se coordinen para diseñar e implementar programas de desarrollo social y empoderamiento económico para los dependientes y familiares de las víctimas de feminicidio.

El documento, aprobado con 381 votos y remitido al Senado de la República para sus efectos constitucionales, menciona que un feminicida no sólo destruye el cuerpo de una mujer; el daño y el dolor trascienden el tiempo y el espacio, llegan a las niñas, niños y adolescentes que quedaron en orfandad, quienes tienen necesidades y una historia que contar.

En la fundamentación, la presidenta de la Comisión de Igualdad de Género, Laura Nereida Plascencia Pacheco, resaltó que en México la crisis de seguridad hacia ese sector "arroja una dolorosa cifra diariamente".

La diputada federal dijo que con la reforma se pretende brindar atención a través de políticas públicas que emanen de los estados y de los municipios para las víctimas colaterales o las víctimas descendientes familiares por el delito de feminicidio.