Cientos de mexicanos recibieron hoy en Nueva York la antorcha guadalupana, casi dos meses después de que feligreses iniciaran una peregrinación que partió con esta llama desde la Basílica en la Ciudad de México, y que pasó por casi 90 ciudades en dos países.

Dos grupos de devotos de la Virgen de Guadalupe, en su gran mayoría mexicanos pero también latinos y de numerosos países de América Latina, recibieron la antorcha en el Central Park de Manhattan para desplazarse más tarde a la plaza frente a la sede de la ONU.

Desde ahí los grupos se dividieron el fuego proveniente de la capital mexicana para llevarlo a docenas de parroquias ubicadas a lo largo de la zona urbana de Nueva York, donde esta noche se festejará al símbolo por excelencia de la devoción católica de los mexicanos.

“Es una tradición que tenemos los mexicanos de ir a la Basílica para traer el fuego y llevarlo a las comunidades como símbolo de nuestra esperanza, nuestra fe y nuestra confianza en la Virgen de Guadalupe”, explicó Joel Magallán, director de la Asociación Tepeyac.

Magallán, quien organiza desde hace 16 años uno de los dos grupos que reciben la antorcha guadalupana en Nueva York, apuntó que esta llama partió de la Basílica el pasado 17 de septiembre para cruzar nueve estados en México y 13 estados de la Costa este de Estados Unidos.

En el recorrido de la antorcha participaron unos ocho mil corredores que portaron el fuego de la devoción guadalupana entre dos países, en tanto que unas tres mil personas asisten a la celebraciones en cada uno de los estados de la Costa Este, de acuerdo con Magallán.

Miguel Linares, quien emigró hace 13 años del estado de Puebla a Nueva York, fue uno de los corredores que portó la antorcha en el trayecto desde el Puente Washington, que conecta a la ciudad de Nueva York con el estado de Nueva Jersey, hasta Central Park.

“Hay mucha devoción, la devoción es muy grande. No importa el frío, que haya nieve o lluvia, siempre estamos aquí y hasta los niños son bienvenidos”, declaró Linares a Notimex. La temperatura en Nueva York era de cinco grados centígrados.

Tras el recorrido, Linares llevó una antorcha con el fuego de la Basílica hasta su parroquia en en el condado de Brooklyn, donde se organiza una obra sobre la aparición de la Virgen, luego de lo cual se celebrará una misa y más tarde un baile.

La fe se extiende a otras nacionalidades e incluso a los estadunidenses latinos de Nueva York. Para Melisa Recoba, de madre dominicana y padre puertorriqueño, casada con un mexicano, el festejo de la virgen comenzó este martes desde que salió de su hogar, a las cuatro de la mañana.

“En lo que uno corre se va pasando la antorcha de mano a mano. Así como lo hacen allá en México así lo hacemos aquí. Y es muy bonito porque sabes que estás sosteniendo una antorcha que muchas personas desde México trajeron para acá, para que nosotros podamos tener esa luz”, indicó Recoba.