El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) destacó hoy ante legisladores y personal del Congreso de Estados Unidos que cuenta con los recursos humanos y técnicos para resolver las impugnaciones que pudieran surgir en las elecciones del 1 de julio en México.

El magistrado del tribunal José Luis Vargas Valdés señaló que el TPEJF tendrá el reto de resolver en tiempo y forma los casos derivados de la elección presidencial, del Senado, la Cámara de Diputados y 30 estados que ponen en juego tres mil 400 cargos públicos.

El TEPJF ventiló alrededor de 16 mil impugnaciones este año en las elecciones en cuatro estados del país. A diferencia de los fallos de la Suprema Corte de Justica, que demoran meses, el Tribunal dictamina típicamente en un periodo de 15 días.

El magistrado anticipó que serán presentadas más de 50 mil impugnaciones por partidos y candidatos participantes en las elecciones del 1 de julio en México.

Su proyección de 50 mil impugnaciones en el proceso electoral de 2018 está basando en las tendencias históricas con las que partidos y candidatos acuden el TEPJF, que tiene la última palabra en materia electoral.

Vargas Valdés reconoció que el proceso electoral representa un desafió institucional, pero confió en que el TEPJF tiene los recursos humanos y técnicos necesarios.

“El reto es como vamos a hacer las instituciones del Estado para resolver conforme a derecho y en los plazos que corresponde. Estamos capacitados y fortaleciendo nuestras capacidades a través de un programa de capacitación del personal que trabaja con cada uno de los jueces”, dijo a Notimex.

Vargas Valdés señaló que la ‘litigiosidad’ electoral tiende a ocurrir con más frecuencia cuando existen resultados sumamente cerrados y los aspirantes perdedores trata de anular las elecciones.

“Las causales de anulación están previstas en la ley y los jueces sólo podemos aplicarlas cuando están debidamente probadas, cuando son dolosas, cuando son determinantes y cuando no queda la menor duda que se incurrió en uno de esos vicios, o de lo contrario tenemos que hacer respetar el voto válidamente emitidos de la gente”, explicó.

En su opinión, una segunda vuelta electoral en el caso de la elección presidencial, daría a la “ciudadanía una mejor comprensión del ganador”

“Si se generara este sistema yo creo que a la ciudadanía le quedaría mejor claridad en una segunda vuelta quien tuvo esa preferencia indiscutible”, dijo.

“En México los partidos políticos y los candidatos tienen incentivos para resolver los problemas a través del Tribunal, eso no es nuevo. Pero el problema es que tienen el incentivo de que, si no ganan el día de las elecciones, quieren ganar a través del Tribunal nulificando la elección”, advirtió.

Vargas Valdés firmó en Washington acuerdos con la Fundación Internacional de Sistemas Electorales (IFES) y con la Organización de Estados Americanos (OEA).