La nueva Ley Electoral que se aplica para los comicios de 2018 y que aprobó la Asamblea Legislativa acabará con la "reelección familiar" para ocupar cargos públicos en la Ciudad de México, aseguró el diputado local Mauricio Toledo.

El perredista promotor de la iniciativa aseveró que “el avance democrático en el país ha tenido logros importantes, pero también ha desarrollado algunos vicios que deben ser acotados o desterrados”.

Sostuvo que deben desaparecer los feudos familiares que buscan extenderse en el poder, principalmente en cargos a jefe de Gobierno, alcaldías, concejales y diputados locales, más allá de los tiempos constitucionales, a través de algún familiar de sangre, como padres, hermanos, primos y tíos.

“Esta situación en democracia no puede ni debe tener cabida, aun cuando la Constitución permitirá la reelección en algunos cargos, por lo que se debe corregir esta irregularidad”, señaló.

Además, consideró que en el contexto de la elaboración de un nuevo marco electoral, la Ciudad de México debe ser vanguardia, una vez más, para acotar estas tentaciones que tanto daño hacen en el ánimo ciudadano, lo que resta credibilidad y legitimidad a cualquier gobierno que sigue estas prácticas nocivas.

Toledo Gutiérrez detalló la necesidad de fortalecer el sistema democrático y el cargo de servidor público, evitando que quienes detentan un puesto de elección popular, pretendan imponer la sucesión de familiares en el mismo lugar.

"La propuesta incluida en la Ley Electoral permitirá renovar y ampliar las posibilidades de acceso a los cargos de representación para las nuevas generaciones”, indicó.