Los poblanos acudieron este día al Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe desde temprana hora para dar gracias por los favores que han recibido y pedirle que siga cuidando a la familia, salud y el trabajo.

En entrevista por separado, devotos que hicieron fila para entrar al recinto religioso, ubicado en la Avenida Reforma esquina con la 11 norte, con toda la paciencia y formados pasaban por la valla que les conducía a la entrada del templo.

Al interior, unos elegían sentarse en las bancas de la Iglesia y otros continuaban formados para pasar enfrente de la imagen de la Virgen de Guadalupe en donde personas les entregaban una estampita y les rociaban agua bendita.

Herlinda Vivar, quien llevaba cargando a su nieto vestido de Juan Diego, expresó que desde pequeña sus padres le inculcaron esa tradición de visitar a la Virgen de Guadalupe; ahora, con su familia va a dar gracias por darle salud y trabajo, sobre todo estar unidos.

Refirió que tiene cuatro hijos y cuatro nietos, en donde a los nietos les puso su atuendo de Juan Diego y a las niñas de indita quien tiene unos cinco meses, lo anterior a fin de seguir la tradición y costumbre para agradecerle a la virgen.

“Lo principal es que tengamos salud, lo demás va llegando solo”, acotó.

En tanto que Armando Rivas dijo que el motivo de estar en el Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe es traer a las niñas a que den gracias e inculcarles la tradición de visitar cada 12 de diciembre la Virgen.

“En familia venimos, mi hija la pequeña tiene seis meses, en donde al nacer nos habían dicho que venía mal, pero la traemos para darle gracias a la virgen que hizo el milagro de que se encuentre bien, asimismo el salir adelante en familia”, comentó.

Algunas personas llevan también su imágenes y veladoras, estas últimas son colocadas en una área anexa al altar donde hay un cuadro con una imagen de la Virgen de Guadalupe.

Al respecto, Juan Hernández, cargando una imagen de la Virgen de Guadalupe, en entrevista dijo que acudió a al Templo de la Virgen de Guadalupe para cumplir con una manda, de ahí que llegó caminado desde su casa hasta la Iglesia por un milagro les concedió.

Detalló que tuvo un accidente al caer de una altura de cuatro metros cuando pintaba su casa, en donde pensaban que ya no llegaría a vivir;  sin embargo, de pie, con las placas en las manos, clavos y las heridas cicatrizadas “hoy gracias a Dios estamos bien”.

“Me hace una limpia para que nos vaya bien y nos cuide a mi familia, me proteja y me vaya bien en el trabajo, a las hijas les vaya bien en sus estudios, a nosotros salud y trabajo para ellas puedan lograr sus objetivos”, apuntó.

Afuera del recinto guadalupano las familias recorren los distintos puestos que se instalaron de manera provisional y en donde se llegan a tomar una foto con el fondo de la una escultura de la Virgen de Guadalupe con un costo de 50 pesos o adquieren algo más sencillo, como un llavero con foto de 15 pesos.

En el caso de quienes ya tienen hambre, se sientan a comer unas ricas chalupas, que son tortillas de maíz pequeñas, las cuales son sumergidas en manteca bien caliente en el comal, posteriormente les colocan salsa verde y roja, un poco de cebolla picada y carne deshebrada, la orden es de cinco chalupas a 15 pesos.

Otra opción es un buen taco de bistec de res con longaniza a 12 pesos, los refrescos a 15 pesos, ya como postre un buen buñuelo de 10 pesos o bien el comprar un pan de fiesta de 40 pesos para toda la familia.