El consumo de antiinflamatorios no esteroides (AINE), como son la aspirina, el ibuprofeno y otros productos semejantes, así como la bacteria llamada Helicobacter pylori o H. pylori son algunas de las causas más comunes de úlcera péptica, señaló la fundación Mayo Clinic.

El H. pylori es una bacteria que vive en la mucosa del revestimiento estomacal, y aunque no siempre lleva a problemas de salud, a veces desencadena la inflamación de la capa interior del estómago y produce una úlcera.

Para eliminar la bacteria es necesario tomar antibióticos, y para erradicar completamente la infección, se debe terminar el ciclo completo que normalmente dura 10 a 14 días, mencionó en un comunicado dicho centro de salud.

Mientras que los AINE pueden irritar o inflamar el revestimiento del estómago y del intestino delgado, lo que conduce a una úlcera péptica. La administración de estos medicamentos puede afectar la cicatrización de la úlcera o empeorar las complicaciones de la misma (como un sangrado).

Las úlceras pépticas son heridas abiertas en el revestimiento interior del estómago o en la parte superior del intestino delgado, siendo posible tenerla la persona sin presentar síntomas.

En algunas ocasiones provoca dolor de estómago y en otras se identifica hasta que el paciente empieza a mostrar síntomas relacionados con una complicación de la úlcera, tal como un sangrado o un orificio en el revestimiento del estómago o del intestino.

Aunque en la mayoría de los casos son controlables y cicatrizan en cuestión de meses, cuando las úlceras pépticas se dejan sin tratar, pueden conducir a complicaciones graves.

Antes de empezar el tratamiento, es importante diagnosticar la úlcera de forma definitiva, mediante un procedimiento endoscópico, el cual consiste en introducir por la garganta una pequeña sonda equipada con una lente en la punta y llamada endoscopio, que se desliza por el esófago y el estómago hasta la primera parte del intestino delgado.