Gracias al uso de tecnología en el área de finanzas, las empresas han logrado adaptarse a los cambios del Sistema de Administración Tributaria (SAT) y evita errores, destacó Concur.

Pese a esto, aseguró, que sólo 26 por ciento de los empresarios mexicanos contempla agregar tecnología para reducir la carga administrativa de sus colaboradores.

En un comunicado, la compañía de administración de viajes de negocios y gastos corporativos, apuntó que en diciembre, las áreas de finanzas tienen a su cargo el cierre del año y el reto es adaptarse a la nómina 1.2, obligatoria desde abril pasado, y cambiar a la factura 3.3, que será la única válida a partir del 1 de enero de 2018.

El director de Cuentas Estratégicas de Concur, Haig Hanessian, dijo que “los cambios del SAT están impulsando a las empresas a modernizarse con herramientas tecnológicas básicas para cumplir”.

No obstante, hay empresas que siguen elaborando los procesos manuales y en papel. El área de finanzas tiene un amplio potencial para la incorporación de tecnología que se adapte a los cambios del SAT y que permita a los encargados reducir su carga administrativa.

De acuerdo con el II Estudio de Transformación Digital de la Empresa Mexicana, 81 por ciento de las compañías han comenzado algún tipo de proceso de transformación digital.

Refirió que según el SAT, en México se generan 200 facturas por segundo y la emisión se mantiene en constante aumento, ya que tan sólo en el primer cuatrimestre de 2017 se realizaron dos mil 075.8 millones de facturas, un crecimiento de 6.4 por ciento en comparación al mismo periodo del año anterior.

Ante esto, se espera que los cambios del SAT sean engorrosos sólo para las empresas que manejen procesos manuales, lo que las obligará a adaptarse a incorporar 46 reglas de validación, 17 catálogos, 16 campos que incluyen formas de estructura.

Así como registros de descuentos y verificación del Registro Federal de Contribuyentes (RFC) del receptor, al homologar así criterios internacionales, dijo.

Puntualizó que los cambios continuarán en próximos años y se verán nuevas modificaciones que generarán información más confiable que brinde una mayor seguridad jurídica a los contribuyentes.