Para el 44 por ciento de los profesionales de la seguridad de la información en América Latina, el ataque de ransoware es su mayor preocupación, debido a que torna inaccesibles los datos del sistema infectado y que cobra un rescate para que se restablezca el acceso.

Esto, de acuerdo con una encuesta a 956 profesionales latinoamericanos, realizada por el instituto dedicado a la educación y certificaciones profesionales en Seguridad de la Información y Ciberseguridad, ISC.

Otros de los temas a considerar son malware, tácticas de ciberterrorismo, crimen organizado, ingeniería social, proliferación del Internet de las Cosas y puntos de vulnerabilidad.

En un comunicado, la directora de ISC para América Latina, Gina van Dijk, explicó que en los últimos años, lo cibercriminales poseen cada vez más herramientas para realizar sus ataques y no necesitan ser tácticos para lograr su objetivo.

Agregó que aún hay mucho trabajo por realizar para garantizar la seguridad digital de empresas y agencias gubernamentales. "Es de vital importancia que cuenten con equipos bien preparados y certificados para evitar problemas y responder de manera ágil cuando se dan los ataques".