La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) clausuró la construcción de tres espigones en la localidad de La Cruz de Huanacaxtle, en el municipio de Bahía de Banderas, Nayarit, por carecer de los permisos de impacto ambiental.

En atención a denuncias ciudadanas, el personal del organismo realizó una visita a la Zona Federal Marítimo Terrestre (Zofemat), adyacente al Desarrollo Condominal Punta Esmeralda, por la construcción y rehabilitación de espigones.

Durante la inspección, detectó que los tres espigones también conocidos como escolleras están construidos en forma prismática rectangular en línea recta, con gaviones o cajas rectangulares de enrejado metálico de alambre, rellenos de piedra; dos de ellos en proceso de rehabilitación.

Los espigones cuentan con longitudes de 15, 40 y 24 metros; dos de ellos con dos metros de ancho y el tercero con 0.50 metros de ancho; en cuanto a su altura, ésta oscila entre los 0.40 y 1.0 metros.

Estas construcciones inician desde la playa en la Zona Federal Marítimo Terrestre, continúan en el área intermareal y se adentran al mar para desviar e interrumpir de manera intencional las corrientes en el sitio, a fin de reducir el oleaje y aumentar la captación de arena en la playa.

En la visita, el responsable del Condominio Punta Esmeralda no exhibió la autorización en materia de impacto ambiental que otorga la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) para la construcción y rehabilitación de esas estructuras.

Ante el riesgo inminente de daño al ecosistema marino, se ordenó como medida de seguridad la clausura total temporal de las obras y actividades de rehabilitación y se colocaron los respectivos sellos.

Esa medida que se mantendrá hasta que el responsable de éstas acredite que fueron evaluadas en materia de impacto ambiental y cuenta con la respectiva autorización de la Semarnat.

Asimismo, inició un procedimiento administrativo en contra del Desarrollo Punta Esmeralda, que podría ser obligado a la ejecución de las acciones tendientes a la reparación y compensación del daño, de acuerdo con la Ley Federal de Responsabilidad Ambiental.