El futuro político de Venezuela se perfila en medio de la desesperanza tras los comicios municipales de este domingo, cuyas consecuencias ya preocupan a otros países del continente.

Este domingo los venezolanos estaban llamados a votar para elegir a las autoridades de 335 alcaldías. Con el recuento práticamete terminado, 305 fueron al oficialismo y 30, menos de 10 por ciento, a candidatos opositores.

Se trató del cuarto proceso electoral en el país andino en cerca de 150 días, pues en julio hubo una consulta sobre la Asamblea Constituyente, que ha desplazado a la legislativa Asamblea Nacional, y el 30 de ese mes se eligieron a sus miembros.

El pasado 15 de octubre tuvieron lugar los comicios para la elección de gobernadores estatales, también con mayoritaria victoria de los candidatos oficialistas, y este domingo 10 de diciembre las muncipales.

Para el dirigente del opositor Primero Justicia (PJ), Henrique Capriles, la jornada de este domingo fue ensombrecida por una participación inferior a la mitad del padrón electoral.

Ese nivel de participación coloca a Venezuela en una "situaión de incertidumbre y desesperanza", donde es preocupante que la gente vaya a perder la fe en el voto, señaló.

“La abstención no tiene padre ni madre, la abstención es reflejo de la crisis institucional de nuestro país”, dijo en su programa Pregunta Capriles, en el cual también recordó que los alcaldes debieron de haberse elegido hace 10 meses.

Del proceso del domingo se retiraron Primero Justicia (PJ), Voluntad Popular (VP) y Acción Democrática (AD), por falta de condiciones para la participación.

En respuesta, el presidente venezolano Nicolás Maduro los acusó de obedecer directivas de Washington, y señaló que respetará la presunta directiva de la Asamblea Constituyente de prohibir a esos tres partidos participar en los comicios presidenciales de 2018.

PJ, VP y AD son las principales organizaciones de las 14 que forman la coalición opositora, que polemizó a su interior sobre si participar o no en los anteriores comicios a las gubernaturas.

La decisión de prohibir la participación de esas tres organizaciones en los comicios presidenciales de 2018, sin fecha precisa aún, ya generó la preocupación de Canadá y Brasil.

Esa decisión pone en riesgo la restauración de la democracia y la resolución de la crisis humanitaria, señaló el gobierno de Canadá.

Brasil por su parte manifestó su preocupación porque la posición de prohibir la participación de los partidos no concuerda con el diálogo que promueve el gobierno de Maduro.

El canciller brasileño Aloysio Nunes, calificó de absurda la prohibición en un mensaje en su cuenta de Twitter.

Tal determinación "es incompatible con el deseo de negociación que el gobierno manifestó cuando invitó a la oposición a dialogar en Santo Domingo", añadió.

Maduro tenía previsto partir la madrugada de este martes rumbo a Estambul, para asistir a reuniones de la Organización de la Comunidad Islámica y del Movimiento de los países no alineados.

En esos encuentros se analizará la decisión de Washington de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel.