El aeropuerto internacional de Niza, uno de los más importantes de Francia y el principal de la célebre Costa Azul, canceló hoy más de la mitad de sus vuelos y cerró antes de lo previsto, debido a los efectos de la tempestad Ana que ha afectado a buena parte del país europeo.

Debido a las malas condiciones meteorológicas, con fuertes vientos del suroeste y lluvias, la mitad de los vuelos fueron cancelados este lunes, luego que la víspera se suspendieron en 56 por ciento.

Las autoridades aeroportuarias decidieron mantener cerrado hasta el martes el aeropuerto, el más importante de Francia después de los dos de París, al que llegan los viajeros rumbo al puerto de Niza, Cannes y otras conocidas localidades de la zona turística de la Costa Azul, en el sur del país.

Esta mañana, más de 110 mil viviendas carecían de electricidad en Francia como consecuencia del paso de la tempestad Ana, que trajo lluvias y ráfagas de viento de más de 130 kilómetros por hora, reportaron fuentes oficiales.

En la occidental región de la Vendee, puentes y colegios fueron cerrados este lunes debido al mal tiempo, que comenzó el fin de semana.

En París, las autoridades locales decidieron el cierre de los parques debido a los riesgos derivados del mal tiempo.

La víspera, un ferry encalló en las inmediaciones del norteño puerto de Calais, y centenares de pasajeros tuvieron que ser evacuados del buque.

Una tercera parte del centenar de departamentos en que se divide Francia se encuentra en estado de alerta por el temporal de lluvia, viento y nieve, que ha perturbado la operación de aeropuertos y carreteras de todo el país.