El peso finalizó la sesión con una depreciación de 0.64 por ciento equivalente a 12.1 centavos, al cotizar alrededor de 19.05 pesos por dólar, colocándose como la divisa con mayores pérdidas en la canasta de economías emergentes, informó Banco Base.

Lo anterior, derivado del aumento en la percepción de riesgo relacionado con el proceso de renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), toda vez que esta semana se reunirán los negociadores de los tres países en Washington D.C.

A estas mesas de trabajo no asistirán los ministros de México, Canadá y Estados Unidos, ya que se abordarán temas técnicos; dichas reuniones serán previas a la sexta ronda de la renegociación que se llevará a cabo en enero de 2018.

Base consideró que aunque son probables las noticias relevantes de las reuniones en curso, la incertidumbre relacionada con la continuidad del acuerdo comercial está detrás de la depreciación del peso este lunes, lo que permitió que el tipo de cambio alcanzara niveles por arriba de 19.00 pesos por dólar.

Para martes, indicó la entidad financiera, existe el riesgo de un incremento en la volatilidad de la paridad peso-dólar pues los mercados financieros permanecerán cerrados en México, situación que bajará la liquidez en las operaciones con pesos; una reducción de la liquidez en el mercado cambiario hace más probable que existan episodios de volatilidad sobre una divisa.

El miércoles, la atención del mercado estará puesta sobre el anuncio de política monetaria de la Reserva Federal programado para las 13:00 horas, donde se anticipa un incremento de 25 puntos base a la tasa de referencia a un rango entre 1.25 y 1.5 por ciento.

Mientras que el jueves, el mercado también seguirá de cerca el anuncio de política monetaria de Banco de México, en donde se espera que la Junta de Gobierno suba su tasa de interés en 25 puntos base a 7.25 por ciento.

Además, indicó que también habrá otros anuncios de política monetaria que serán relevantes para los participantes del mercado cambiario, como los respectivos anuncios de los bancos nacionales de Suiza y de Inglaterra.

En este contexto, sucursales bancarias de la Ciudad de México vendieron el dólar hasta en 19.41 pesos, 10 centavos más en relación con el cierre previo, y se compró en un mínimo de 17.80 pesos.