El número de familias separadas por conflictos, violencia o desastres naturales alcanzó su nivel más alto en cinco años, con 18 mil nuevos casos tan sólo en 2016, alertó hoy el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

En un reporte sobre el problema, el CICR destacó que los nuevos casos de familiares que contactaron a la organización para reunirse con sus seres queridos aumentaron en casi 90.0 por ciento entre 2012-2016, con 18 mil casos el año pasado.

Sin embargo, el CICR advierte que esto es sólo la punta del iceberg, ya que ante la falta de una recopilación de datos precisa, es muy probable que la cantidad real de familias desarticuladas por los conflictos armados y desastres naturales sea mucho mayor.

La advertencia coincidió con el lanzamiento de una nueva campaña de Navidad de la organización, en la que resalta a través de una película de 31 minutos la angustia que representa la separación familiar.

La cinta, difundida a través de Youtube, fue realizada con imágenes al estilo de circuito cerrado de televisión, en la que se observa una serie de ambientes familiares, el pánico de las madres, padres y abuelos que pierden momentáneamente de vista a sus hijos y sus esfuerzos para encontrarlos.

Esta separación temporal se contrasta con los años de separación, que han soportado miles de familias en todo el mundo junto con algunas reuniones conmovedoras, que han sido facilitadas por el CICR.

Ante los niveles récord de familias separadas, la organización pidió a la opinión pública compartir el video para ayudar a crear conciencia y donar para apoyar el vital trabajo que realizan para ayudar a más familias a poder estar juntas de nuevo durante las reuniones de fin de año y todos los demás días del año.

"El dolor de perder un hijo es la peor pesadilla de todos los padres, pero para las familias afectadas por conflictos, violencia o desastres naturales es una cruda realidad que puede durar años", indicó Matt Clancy, portavoz del CICR.

Añadió que "el conflicto se está volviendo cada vez más prolongado y el mundo está viendo el mayor movimiento de personas desde la Segunda Guerra Mundial: estos factores están aumentando el riesgo de que las familias pierdan el contacto".

Reunir familias es tan importante para la misión humanitaria como proporcionar alimentos, refugio o agua.

“Se trata de restaurar la dignidad de las personas y reconectarlas con las personas que aman. Además, en situaciones de conflictos armados, la reunificación familiar es un derecho en virtud del derecho internacional", subrayó el vocero.

El CICR trabaja para combatir el problema ayudando a reunir a los miembros de las familias.

Durante más de 100 años, el CICR y sus socios en el Movimiento de la Cruz Roja en todo el mundo han estado trabajando para reunir de nuevo a las familias separadas. A veces, esto puede ser a través de una carta o una llamada telefónica, destacó el reporte.