Entre los retos que tendrá la banca múltiple en 2018 está continuar con el incremento de la penetración financiera y preservar la calidad de la cartera de crédito, afirmó el economista en jefe de BBVA Bancomer, Carlos Serrano.

En video análisis, el experto señaló que para garantizar ambos acometidos será fundamental mantener el crecimiento de la economía, reducir los índices de informalidad y fortalecer el ingreso de los hogares.

Destacó la importancia del financiamiento bancario ya que de cada 100 pesos de crédito que se otorga en el país, 51 pesos lo autorizan los bancos, en tanto que de cada 100 pesos de saldo del crédito otorgado por la banca comercial, 56 por ciento se destinan a empresas, 25 por ciento a consumo y 19 por ciento a vivienda.

Serrano Herrera reconoció que este 2017 el dinamismo del crédito bancario mostró una considerable desaceleración, toda vez que de enero a octubre el financiamiento al sector privado no financiero creció a una tasa anual promedio de 6.4 por ciento, mientras que el año anterior fue de 11.7 por ciento.

El menor dinamismo se debió al bajo crecimiento de los tres segmentos de crédito, y en especial de los préstamos al consumo y vivienda, cuyos portafolios se vieron afectados por el más reducido poder adquisitivo de los hogares, por la mayor inflación observada en el año, misma que apuntó es un fenómeno temporal.

A pesar de lo anterior, Serrano Herrera precisó que el crédito bancario ha seguido una expansión en línea del avance de la economía, en tanto que sigue conservando una positiva calidad de la cartera con una morosidad baja en niveles de 2.5 por ciento, nivel mínimo no observado desde el año 2006.

Por su parte, respecto la previsión de la captación bancaria al año siguiente, el economista apuntó que esta línea de negocio tendrá que apoyarse en un desempeño más vigoroso de la economía, así como de la recuperación de los salarios reales.

Y es que, indicó, en el año por terminar la captación bancaria mantuvo la tendencia de desaceleración del año previo, al solo crecer en el lapso enero-septiembre a un ritmo promedio anual de 5.8 por ciento.