La policía de Indonesia arrestó hoy 18 personas vinculadas con grupos terroristas, en un esfuerzo para fortalecer la seguridad ante la proximidad de las festividades de Navidad y Año Nuevo.

El jefe de la Policía, Tito Karnavian, informó que las detenciones se llevaron a cabo en Sumatra, Java Oriental y Kalimantan Occidental, en el marco de una redada a nivel nacional, iniciada el fin de semana para prevenir actos terroristas durante las festividades de fin de año.

“Las fuerzas del orden público han llevado a cabo varias redadas y han detenido a numerosas personas. La mayoría de ellos tienen enlaces a incidentes anteriores y personas que habían sido arrestadas anteriormente”, indicó.

El responsable de la Policía explicó que las detenciones son una medida preventiva a posibles ataques. “Nos movemos antes que ellos y arrestamos a los grupos que creemos que potencialmente cometerán un acto de terror", dijo Karnavian, según un reporte del sitio Chanel News Asia.

Entre los detenidos en Surabaya, la segunda ciudad más grande de Indonesia, se encuentra un presunto extremista que viajó a Siria en 2013 y tiene vínculos con Abu Jandal, un influyente militante indonesio que luchó con el grupo Estado Islámico (EI).

Karnavian destacó que otro de los sospechosos detenidos estuvo involucrado en un ataque terrorista de la ciudad indonesia de Bandung de febrero pasado, aunque subrayó que “las autoridades no tienen información específica sobre un nuevo ataque”.

"No hay un plan confirmado para un ataque terrorista que hayamos escuchado hasta ahora", dijo el jefe de la Policía de Indonesia.

Según las leyes de Indonesia, el escuadrón antiterrorista puede detener a presuntos extremistas durante siete días sin cargo alguno, antes de determinar si serán designados como sospechosos o liberados.

Indonesia ha sufrido una serie de incidentes mortales contra iglesias Yakarta y en otros lugares del país, en la víspera de Navidad, incluido un ataque durante las festividades de Nochebuena en 2000, que dejó 18 muertos y decenas de heridos.

En 2002, una bomba en un club nocturno en la ciudad de Bali mató a más de 200 personas, mientras que, más recientemente, un ataque suicida y otro perpetrado por un grupo armado, reivindicados por el EI, en la capital, causaron la muerte de ocho personas en enero de 2016.