El canciller argentino Jorge Faurie advirtió la necesidad de reformar el comercio agrícola global al inaugurar hoy aquí la sesión plenaria de la 11 Conferencia Ministerial de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

“Estamos convencidos de que persistir en el proceso de reforma del comercio agrícola es un requisito necesario para eliminar el hambre y erradicar la pobreza”, afirmó el ministro anfitrión ante delegados de los 164 países miembros del organismo.

Faurie explicó que “Argentina tiene mucho potencial: hoy producimos alimentos para 400 millones de personas y aspiramos a aumentarlo a 600 millones para 2020, en aras de satisfacer la creciente demanda mundial de alimentos”.

Con respecto a la pesca, agregó, “el progreso hacia la creación de disciplinas para la prohibición de subsidios en el sector resultará en una contribución importante de la OMC al desarrollo, a la seguridad alimentaria y a la preservación del medio ambiente”.

El canciller consideró importante avanzar en los pendientes que la Cumbre de Doha dejó el año pasado en materia de agricultura, pesca, servicios y desarrollo, más temas del comercio del siglo XXI como el comercio electrónico, micro, pequeñas y medianas Empresas y facilitación de inversiones.

También recordó que esta Conferencia tiene un significado especial porque se cumplen 70 años del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT) y 50 años de la incorporación de Argentina a ese acuerdo.

“Estas dos fechas suceden en un momento en que trabajamos en una inserción inteligente de nuestro país en el mundo, respaldando al multilateralismo”, dijo.

Los argentinos, aseguró, “hacemos propios los objetivos del sistema multilateral del comercio con el sentido de elevar los niveles de vida, lograr pleno empleo y promover desarrollo sostenible. Pero la transformación del sistema internacional, la revolución tecnológica y la desigualdad nos ubican frente a desafíos enormes”.

La Conferencia de la OMC, añadió, debe enviar “un mensaje sobre la importancia de un sistema de comercio internacional basado en reglas, abierto, y equitativo, que contribuya a consolidar los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas”.