El presidente palestino Mahmoud Abbas inició hoy una visita a esta metrópoli en busca del respaldo del gobierno egipcio contra el reconocimiento por parte de Estados Unidos de Jerusalén como la capital de Israel.

En medio de las crecientes protestas que siguen en los territorios palestinos, en varios países árabes y del mundo islámico, el presidente de la Autoridad Palestina (AP) arribó a El Cairo para una reunión con el gobernante egipcio Abdel Fattah al Sisi.

El líder palestino y el mandatario egipcio analizarán los acontecimientos desatados en la región, tras la decisión tomada la semana pasada por el presidente Trump de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel, según un reporte de la agencia estatal de noticias MENA.

La reunión se produce tras una invitación de al Sisi a Abbas para celebrar una cumbre de consultas bilaterales a fin de analizar la decisión estadunidense y los medios con los cuales enfrentar la crisis de una manera que sean preservados los derechos del pueblo palestino, destacó la Presidencia egipcia.

El miércoles pasado, Trump anunció que Estados Unidos reconocería a Jerusalén como la capital de Israel, revirtiendo una política estadunidense, sostenida desde hace décadas de que el futuro de la ciudad debe determinarse en las negociaciones con los palestinos, que buscan establecer a la ciudad como capital de su Estado independiente.

En una declaración la Presidencia confirmó que la víspera, al Sisi y Abbas sostuvieron una llamada telefónica, en la que acordaron intensificar la comunicación con diferentes socios internacionales para explicar las potenciales repercusiones negativas de la decisión de Estados Unidos.

“Los dos líderes discutieron las implicaciones de la decisión, así como las formas de alcanzar una solución justa que garantice los derechos legítimos del pueblo palestino para establecer su propio Estado independiente con Jerusalén Oriental como su capital”, subrayó la declaración.

La agencia oficial de noticias palestina WAFA informó por su parte que el líder palestino y el presidente egipcio hablaron por teléfono el domingo y "continuaron las consultas sobre los últimos acontecimientos después de la decisión de la administración estadunidense de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel".

La decisión de Trump ha desatado ira en los territorios palestinos y en varios países árabes y musulmanes, incluidos Egipto, Jordania y El Líbano, donde se han registrados violentas protestas en los últimos días, además de que ha sido condenada por países de todo el mundo.

El gobierno de Egipto mantiene su postura oficial de apoyar la solución de dos Estados con Jerusalén Este como la capital de un futuro Estado palestino.

Egipto, que junto con Jordania, ha sido un aliado clave de Estados Unidos en la región, considera que el reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel socava los esfuerzos para poner fin al conflicto palestino-israelí.

La molestia por la decisión estadunidense también se siente en las calles de El Cairo, donde estudiantes y profesores se manifestaron en la prestigiosa Universidad Al-Azhar y en otras dos universidades de El Cairo, expresando su apoyo al pueblo palestino.

En Jerusalén, Gaza y varias ciudades de Cisjordania, los manifestantes se enfrentaron durante la madrugada de este lunes contras las fuerzas de seguridad israelíes, que para contenerlos les dispararon gases lacrimógenos y balas de goma.

El ministerio palestino de Salud confirmó este lunes que cuatro palestinos han muerto, al menos mil 175 más han resultado heridos y unos 200 han sido detenidos desde que comenzaron las protestas, iniciadas el jueves pasado.

La Media Luna Roja Palestina informó que 29 palestinos resultaron heridos durante las últimas horas debido a los enfrentamientos con las fuerzas israelíes en la Franja de Gaza, Ramalá, Hebrón y Tulkarem, en Cisjordania.

En Gaza, al menos cuatro personas resultaron heridas en enfrentamientos el lunes, al igual que otros cuatro universitarios en Tulkarem, en el norte de Cisjordania.

En la ciudad de al-Bireh, en el oeste de Cisjordania y adyacente a la ciudad de Ramalá, las autoridades reportaron cuatro personas heridas con balas de goma, mientras que en la ciudad sureña de Hebrón, un palestino resultó herido con munición real.

Las protestas también continuaron este lunes en el suburbio meridional de Dahiyeh de Beirut, la capital libanesa, donde el secretario general de la milicia chiita Hezbolá, Sayyed Hasan Nasrallah, expresó su solidaridad con el pueblo palestino y aseguró que la decisión de Trump es el comienzo de "la desaparición de Israel".