Estudiantes de posgrado de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) lograron reducir un porcentaje de grasa abdominal de la carne de pollo, gracias a la implementación de tomillo en la alimentación de los animales.

Lo anterior, contribuiría de manera significativa a que la industria avícola pueda ofrecer un producto de mayor calidad.

Alma Vianet Torres Martínez, de la Maestría en Ingeniería de Calidad y Productividad, y Diego Arné Robles Bustos, de la Maestría en Ciencias en Ingeniería de Biosistemas, llevaron a cabo este proyecto gracias a la sexta edición del Fondo de Proyectos Especiales de Rectoría (FOPER).

“Lo que hicimos fue establecer un sistema de producción semiintensivo al agregar este alimento adicionado con el tomillo y probar el efecto que tiene en la calidad nutrimental, sensorial y fisicoquímica de la carne”, señaló Torres Martínez.

Al respecto, la universitaria explicó que la grasa abdominal del ave no es consumible, por lo que constituye un desperdicio, y resaltó que es posible contar con mayor cantidad de carne que de grasa adicionando tomillo en polvo en un sistema semiintensivo, es decir, que el animal permanezca una parte del tiempo en confinamiento y otra al aire libre.

"Hicimos cuatro tratamientos en los que combinamos el sistema con cierta cantidad de tomillo; de aquí, evaluamos 12 aves por cada tratamiento y posteriormente utilizamos tres aves como modelo para probar la calidad obtenida”, puntualizó.

Torres Martínez agregó que la próxima fase de la propuesta consistirá en experimentar con diferentes espacios, tiempos y racionamiento alimenticio para establecer cantidades específicas que permitan avanzar en el mejoramiento de la carne de pollo.