La industria global de armas tuvo en 2016 su primer alza en ventas, luego de que durante los cinco años previos registró bajas, informó el Instituto Internacional para la Investigación de la Paz de Estocolmo (SIPRI).

En 2016 las ventas subieron 1.9 respecto a 2015 para sumar 374 mil 800 millones de dólares (mdd), y desde 2002, cuando se empezó a informar sobre las ventas de armas por parte de empresas, el ascenso fue de 38 por ciento.

El aumento en la venta de armas por parte de empresas (SIPRI Top 100) fue encabezado por Estados Unidos, cuyas empresas colocaron armas por 217 mil 200 mdd, con crecimiento de cuatro por ciento respecto a 2015.

Este ascenso se explica por las operaciones militares estadunidenses fuera de ese país, así como por la compra de grandes sistemas armamentístas por parte de otras naciones, agregó el reporte de SIPRI.

Lockheed Martin, el principal fabricante de armas del mundo, vio un ascenso de 10.7 por ciento en sus ventas. Esta firma adquirió Sikorsky, fábricante de helicópteros, a fines de 2015 y realizó varias entregas de su F-35, lo que explica su auge.

Las empresas de Europa occidental mantuvieron estables sus ventas, las cuales crecieron 0.2 por ciento respecto a 2015, con descenso en las firmas transeuropeas, francesas e italianas, pero las de Reino Unido y Alemania crecierton.

En total, las ventas europeas de armas sumaron 91 mil 600 mdd, con el ascenso más significativo en las empresas alemanas, 6.6 por ciento, en particular de Krauss-Maffei Wegmann, fabricante de vehículos blindados y de sistemas terrestres Rheinmetall.

Estas dos empresas alemanas son proveedoras particularmente de países europeos, de Medio Oriente y del sureste asiático, señaló SIPRI.

La salida británica de la Unión Europea hasta ahora no ha afectado a sus empresas fabricantes de armas, pues sus ventas crecieron dos por ciento, e inclusive GKN, que elabora componentes aeroespaciales, disparó sus ventas 43.2 por ciento.

Las empresas rusas vendieron 26 mil 600 mdd, con crecimiento de 3.8 por ciento, mientras que Corea del Sur encabezó a las empresas "productoras emergentes", rubro que incluye a las de Brasil, India y Turquía.

En esta categoría Corea del Sur aventajó al resto por su 20.6 por ciento de expansión en 2016, atribuible tanto a la sensación de amenaza que se vive en ese país, como a su objetivo explícito de convertirse en exportador importante de armas.

En contraste, las ventas de armas de las empesas japonesas cayeron 6.4 por ciernto, con lo que encabezó los descensos de la categoría de "otros productores establecidos", que retrocedieron en conjunto 1.2 por ciento, señaló SIPRI.