El legislador demócrata de mayor rango en el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, Adam Schiff, reveló que existe evidencia “bastante incriminatoria” sobre la supuesta colusión entre Rusia y la campaña del presidente Donald Trump para influir en las elecciones de 2016.

En una entrevista transmitida este domingo por el canal CNN, Schiff explicó que existe una serie de pruebas bien establecidas por la investigación del Congreso, así como por el fiscal especial Robert Mueller, que apuntan a que en efecto existió colusión Rusia y la campaña de Trump.

“Sabemos esto: los rusos ofrecieron ayuda, la campaña aceptó ayuda, los rusos brindaron ayuda y el presidente hizo pleno uso de esa ayuda. Esto es bastante incriminatorio, al margen de que sea una prueba más allá de una duda razonable sobre conspiración o no”, afirmó.

Schiff, quien como miembro del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes investiga el contacto entre la campaña de Trump y el Kremlin, aseguró que es ilógico creer que los numerosos contactos entre la campaña presidencial y operadores rusos carecen de relación.

“Tenemos todos estos hechos en orden cronológico, tendrías que creer que estos fueron incidentes aislados, sin relación entre sí. Eso simplemente carece de sentido racional”, sostuvo Schiff.

El legislador precisó que la tarea de Mueller será probar “más allá de una duda razonable” que los rusos ayudaron a la campaña de Trump, una vez que los operadores del entonces candidato republicano aceptaron esa asistencia, mediante la publicación de correos electrónicos del Partido Demócrata.

Semanas antes de las elecciones presidenciales de 2016, la plataforma de denuncia WikiLeaks publicó cientos de correos electrónicos robados a operadores del Partido Demócrata, que revelaron información adversa a la campaña de Hillary Clinton.

Esa información, incluida la manera en que operadores demócratas favorecieron la precandidatura de Clinton por sobre la de su rival de partido, Bernie Sanders, afectaron la campaña presidencial de la exsecretaria de Estado.

De acuerdo con la comunidad de inteligencia de Estados Unidos, hackers rusos fueron quienes robaron esta información de los servidores del Partido Demócrata y la entregaron para su publicación a WikiLeaks. El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, niega no obstante que este haya sido el caso.

Hasta el momento, la estrategia del presidente Trump y de su equipo respecto de la investigación sobre la posible colusión con Rusia ha sido criticar tanto al fiscal especial Mueller como a la comunidad de inteligencia de Estados Unidos.

En ese sentido, Schiff destacó que ese es “un esfuerzo por atacar la noción misma de que existe una verdad objetiva”.

“Creo que este presidente, a una velocidad asombrosa, ha reformado al Partido Republicano a su propia imagen profundamente fallida, lo que será dañino" para ese instituto político, enfatizó Schiff.