Las Brigadas de Ezedin al Qassam, brazo armado del Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás), llamó hoy a los palestinos a resistir y oponerse a la ocupación israelí, así como a seguir con la intifada, tras la decisión de Estados Unidos de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel.

“El enemigo pagará cara su agresión, traición y criminalidad contra nuestra gente”, dijo el grupo armado en un escueto comunicado en el que advirtió que durante los próximos días se demostrará “la determinación de la resistencia armada”.

Tras la decisión del presidente estadunidense Donald Trump de reconocer a Jerusalén como la capital israelí, el líder de Hamás, Ismail Haniye, exhortó a la población palestina a empezar una “tercera intifada” y a liberar la Franja de Gaza.

Además, pidió a los grupos palestinos superar sus diferencias y unirse en beneficio de Jerusalén.

El brazo armado de Hamás también prometió venganza en los próximos días por los ataques israelíes lanzados el fin de semana contra puestos militares de las Brigadas de Ezedin al Qassam en la Franja de Gaza, en el que dos de sus combatientes murieron y otros 25 resultaron heridos.

Tras las fuertes protestas del viernes declarado por los militantes palestinos como “día de ira” y los ataques aéreos israelíes efectuados el sábado antes del amanecer en respuesta al lanzamiento de cohetes desde la Franja de Gaza, las protestas palestinas en Gaza y Cisjordania fueron menos intensas este domingo.

El ministro israelí de Defensa, Avigdor Lieberman, confió en una rápida disminución de las protestas palestinas desencadenadas tras el reconocimiento de Jerusalén como la capital de Israel. “Esperamos que todo se tranquilice y que volvamos a la vida normal, sin disturbios y violencia”, dijo.

Sin embargo, este domingo, un palestino apuñaló a un guardia de seguridad israelí en la principal estación de autobuses de Jerusalén.

El presidente de Estados Unidos anunció el miércoles pasado su decisión de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel y trasladar allí su embajada, lo que generó críticas y condenas de la mayoría de los países musulmanes, además multitudinarias protestas en los territorios palestinos.

Los cancilleres de la Liga Árabe pidieron anoche a Trump retractarse y trabajar con la comunidad internacional para que Tel Aviv se comprometa a poner fin a la ocupación ilegal e ilegítima de todos los territorios palestinos.

Asimismo, exhortó a la comunidad internacional a reconocer un Estado palestino “con Jerusalén Este como capital”, que fue anexionado en 1967 por Israel.