El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) resaltó la aplicación del modelo Triage de atención de urgencias, el cual pretende evitar la saturación en la prestación de servicios hospitalarios. 

El modelo permite identificar de forma inmediata y adecuada las prioridades del tratamiento en víctimas de trauma, con lesiones graves, cardiópatas y padecimientos metabólicos, explicó Fernando López Orrantia, director de la Unidad de Medicina Familiar (UMF) número 36 del IMSS en Tijuana.

Explicó que este modelo de origen francés se aplica a nivel internacional y sirve para brindar una atención hospitalaria oportuna y adecuada, evitando así la saturación de los servicios de urgencias y garantiza a los pacientes atención de calidad.

En ese sentido, el galeno destacó que el Instituto en Baja California y San Luis Río Colorado, Sonora, atiende a un promedio de dos mil 500 casos de urgencia mensualmente, sumando 30 mil al año.

“Cabe señalar, que los ingresos a las salas de urgencias del IMSS no son exclusivamente de derechohabientes, ya que están al servicio de la comunidad en general siempre que se trate de una emergencia que ponga en peligro su vida”, indicó.

Señaló que para operar el Triage, el Seguro Social cuenta con personal de salud debidamente capacitado y entrenado para saber qué hacer y cómo actuar ante cada situación.

Los padecimientos más recurrentes en áreas de urgencias son las enfermedades cardíacas, respiratorias y de tipo metabólico, por lo que este modelo de atención resulta muy útil entre los pacientes, ya que son atendidos de acuerdo a la gravedad que presenta.

Cuando un paciente llega a las unidades y hospitales del IMSS, dijo, es valorado en función de su padecimiento, logrando así una reducción en la mortalidad y en la pérdida de la función de los órganos.

También, descenso en los tiempos de recuperación y estancia en hospitales, así como disminución de invalidez por lesiones, generando una pronta reincorporación a su vida laboral y familiar.