El presidente estadunidense Donald Trump aprovechó los errores de dos cadenas de televisión, que reportaron noticias imprecisas sobre la supuesta colusión del actual gobierno con Rusia, para redoblar su ofensiva contra medios de comunicación en Estados Unidos.

En un mitin organizado la noche del viernes en Florida y en una serie de mensajes enviados este sábado en su cuenta de Twitter, Trump calificó al canal CNN como “la marca menos confiable en las noticias” y como un posible fraude.

Asimismo, expresó que CNN había emitido un informe erróneo a propósito, y añadió su epíteto favorito contra los medios que lo critican: “noticias falsas”.

El presidente además sugirió a sus seguidores que demandaran al canal ABC tras un informe que resultó impreciso, y pidió a los ejecutivos del canal que despidieran al veterano reportero que había cometido la pifia.

La andanada sucedió luego de que el viernes CNN informó incorrectamente que un individuo ofreció al presidente y a su hijo acceso a documentos confidenciales contenidos en la plataforma de denuncia WikiLeaks antes de que fueran difundidos al público en general.

El canal insinuó que la revelación implicaba que la campaña de Trump supo que WikiLeaks tenía información confidencial del Partido demócrata antes de su difusión, lo que apunta a que había colusión entre esta plataforma y el equipo presidencial.

El informe tenía aún mayor peso debido a que WikiLeaks ha sido señalada por agencias de inteligencia de Estados Unidos como cercana al gobierno de Rusia, una acusación que varios analistas y reporteros independientes han cuestionado.

Luego de 12 horas, durante las que CNN promovió su presunta revelación, el diario The Washington Post publicó su propia investigación, que refirió que la oferta para que el equipo de Trump viera documentos de WikiLeaks fue realizada cuando ya los documentos eran públicos.

CNN retractó su investigación original y se disculpó, afirmando que dos distintas fuentes habían proveído a su reportero con datos imprecisos.

El error, no obstante, desató una tormenta en los medios conservadores, que aseguraron que reporteros liberales tienen en efecto una agenda contraria al presidente.

“El lema de CNN es la marca más confiable en noticias. Todo el mundo sabe que eso no es cierto, que esto podría ser, de hecho, un fraude al público estadunidense. Hay muchos medios mucho más confiables que las noticias falsas de CNN”, escribió Trump.

Añadió: “¡su lema debería ser CNN, la marca menos confiable de las noticias!”. Más tarde, continuó en otro mensaje: “CNN cometió ayer un error atroz e intencional”, que debía causar el despido de los responsables.

Tal pifia se sumó a la que cometiera el viernes anterior el reportero Brian Ross del canal ABC, quien fue suspendido por cuatro semanas luego de informar erróneamente que cuando era candidato, Trump había ordenado a Michael Flynn que contactará al gobierno ruso.

Sobre el asunto, Trump agregó que al igual que CNN, “el solitario reportero” Ross había sido “atrapado con las manos en la masa”, por lo que debería ser despedido de inmediato.