La Secretaría de Salud Jalisco (SSJ) exhortó a la población para leer el etiquetado de los productos que consume y, con ello, evitar la ingesta de jarabe de maíz alto en fructuosa, ya que su consumo puede propiciar sobrepeso y obesidad, así como causar adicción.

“El jarabe de maíz alto en fructosa, también denominado siropede glucosa-fructosa o JMAF/AMAF, es un edulcorante líquido creado a partir del almidón o fécula de maíz modificado genéticamente, lo que hace que los alimentos sean más dulces y suaves al paladar”, informó la nutrióloga Sigrid Pimentel Martín.

Asimismo, la experta de la SSJ mencionó que en las etiquetas el producto se encuentra como fructuosa, sólidos de jarabe de maíz, glucosa-fructuosa, azúcar de maíz y High FructoseCornSyrup.

Mencionó que además ocasiona un incremento de grasa abdominal, colesterol, genera resistencia a la insulina, induce problemas dentales, hiperactividad en niños, problemas de comportamiento y dolores de cabeza, dispara los niveles de triglicéridos y altera el sentido del gusto, obligando a las personas a comer muy salado o muy dulce.

“Se recomienda optar por el pan de panadería, por miel de abeja en lugar de miel tipo maple, usar piloncillo en lugar de azúcar para endulzar los alimentos”, añadió Pimentel Martín.

El jarabe de maíz alto en fructuosa es un producto estadounidense a base de maíz transgénico que ha venido a sustituir al azúcar desde 1996, ya que es más barato; está presente en gran parte de los productos que se adquieren en el súper mercado.