Mijail Saakashvili, expresidente de Georgia y exgobernador regional ucraniano, inició este sábado una huelga de hambre después de que fue detenido bajo custodia ucraniana, señaló su abogado.

"Saakashvili ha declarado el inicio de una huelga de hambre", señaló Ruslan Chernolutskiy a una multitud reunida fuera del centro de detención en Kiev, donde se encuentra detenido el político, convertido en opositor al gobierno del presidente ucraniano, Petró Poroshenko,.

El abogado afirmó que Saakashvili se opondrán a la alimentación forzada y continuará su protesta si un tribunal decide mantenerlo tras las rejas por 60 días.

Una audiencia previa al juicio este fin de semana probablemente establezca las condiciones de libertad bajo fianza para el político de oposición recapturado, dijo el sábado una portavoz de la fiscalía.

"Los fiscales le pedirán a la corte que coloque al detenido Saakashvili bajo arresto domiciliario y le pida que use un brazalete electrónico como medida preventiva", señaló la portavoz Larisa Sargan en Facebook.

Saakashvili, quien encabeza las protestas contra el gobierno iniciadas el pasado octubre frente al parlamento ucraniano, está acusado de tres cargos penales en Ucrania por presuntamente haber intentado derrocar a Poroshenko.

La detención se produce después de que el político georgiano -perseguido también por la Justicia de su país por delitos de corrupción- escapara este martes de su arresto cuando estaba siendo trasladado en un furgón policial.

Alrededor de cien de sus partidarios bloquearon el paso del vehículo y le sacaron del mismo en un violento forcejeo con la policía.

El fiscal general de Ucrania, Yuri Lutsenko, anunció el viernes por la noche que Saakashvili había sido arrestado en Kiev, la capital del país, y que había sido puesto bajo prisión preventiva, según reportó la agencia de noticias Sputnik.

La tensión ha aumentado en el país después de que Saakashvili fuera liberado por sus seguidores del furgón policial en el que estaba siendo trasladado tras ser detenido por la policía ucraniana.

El exdirigente estuvo al frente de Georgia entre 2004 y 2013 y fue nombrado gobernador de la provincia ucraniana de Odesa en mayo de 2015.

Saakashvili abandonó su cargo un año después tras acusar a las autoridades de Ucrania de no hacer lo suficiente en el marco de la lucha contra la corrupción.

La fiscalía lo acusa de haber organizado protestas para tomar el poder en Ucrania y ayudar a miembros de un grupo criminal vinculado con el expresidente ucraniano Viktor Yanukovich y un joven empresario, Sergei Kurchenko, a obstaculizar su persecución judicial.