La académica de la Facultad de Antropología de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), Adriana Virrueta García, consideró necesario regresar al origen de las festividades navideñas.

“Más que obsequios, compras o cenas ostentosas, la sociedad requiere ser más humana”, dijo.

Virrueta García señaló que en las recientes dos décadas decreció el interés de los mexicanos por celebrar las posadas.

Indicó que cuando estas celebraciones se realizan no cumplen con su objetivo original y se tornan en simples ocasiones para ingerir bebidas alcohólicas.

Durante la temporada navideña, lamentó, se exacerba el consumismo y crece el estrés ante festividades que no corresponden con nuestra identidad. “Ocurre un fenómeno de aculturación y la mayoría de las tradiciones que adoptamos son originarias de Estados Unidos”, expuso.

Virrueta García abundó que al ser social, por naturaleza, el ser humano desea pertenecer, ser parte de lo que la mayoría realiza. Esta es la razón, dijo, por la cual participa en este tipo de actividades, aunque ello implique consumo y estrés.

“Hace algunos años no se veía el árbol de Navidad y los regalos, que hoy son una moda, como resultado de la mercadotecnia, de la publicidad, de que el sistema cada vez más influye en nosotros y determina nuestras ‘necesidades’”, afirmó.

Asimismo, recomendó ver con perspectiva las compras de último momento que realizan las personas en fin de año, lo cual puede tener un impacto negativo en la economía familiar a lo largo del año, por el endeudamiento que representan y la falta de valor real que tuvo la erogación de los recursos.