A poco más de tres años de operar en México, la automotriz coreana Hyundai estima concluir 2017 con 120 mil vehículos rodando en el país, al alcanzar crecimientos promedio de 10 mil unidades por año.

El director general de Hyundai de México, Michel Kaim, señaló a Notimex que una vez que la automotriz llegó a territorio mexicano en mayo de 2014, colocaron en ese periodo 12 mil 064 vehículos.

En 2015, por primera vez aporando un año completo, vendieron 26 mil 251 autos, en tanto que en 2016 colocaron 36 mil 287 unidades, y este año esperan cerrar con 46 mil vehículos, "lo que nos da un resultado total 120 mil automotores comercializados por nosotros".

En entrevista, el recién nombrado director general en la empresa manifestó que el reto es continuar creciendo, por lo que para 2018 llegarían a las 55 mil unidades vendidas.

"El mercado mexicano se ha abierto mucho, y gracias a estas mentalidades es que nos han recibido con los brazos abiertos. Nos están buscando mucho", dijo, al agregar que Hyundai es de las pocas marcas que ofrecen garantía de cinco años de defensa a defensa, además de que los diseños han gustado mucho.

Michel Kaim aseguró que la calidez de los distribuidores al momento de atender a los clientes, es por lo que han posicionado a la empresa como una de las mejores calificadas en el mercado; "llevamos dos años dentro del Top 5 entre las marcas de mejor atención a clientes", de acuerdo con JD Power.

Indicó que sumado a ello, el nuevo modelo Accent que ahora se fabrica en México ha tenido una importante aceptación, mientras que la incursión de Ionic, el híbrido de Hyundai, ya cuenta con consumidores en lista de espera a unas semanas de haber llegado a México.

Expuso que la razón del optimismo para continuar su crecimiento es que en primer lugar se trata de una marca en expansión, y hay lugares en los que aún no están presentes; en segundo lugar, el lanzamiento del Accent en México, y aun cuando se lanzó en agosto de este año, a noviembre se coloca en una posición privilegiada.