El secretario general de la Confederación de Trabajadores de México (CTM), Carlos Aceves del Olmo, expresó su seguridad de que Mikel Arriola, quien busca la candidatura del PRI a la Jefatura de Gobierno capitalino, será un excelente opción y una vez más se ganará la confianza de los ciudadanos.

“Es independiente pero ya es priísta, bienvenido”, dijo el también presidente del Congreso del Trabajo (CT) quien convocó al movimiento obrero organizado a hacer todo lo que se pueda para lograr el triunfo el primer domingo de julio.

En conferencia de prensa en el salón presidentes de la CTM, indicó que el aspirante a precandidato del PRI ya es cetemista “a partir de hoy”, porque desde este momento esta central está inmersa en el proceso electoral.

“Conocemos la ciudad perfectamente y gracias a ello podemos estar cerca de la gente, a fin de que conozca las propuestas de nuestros candidatos”, subrayó y advirtió que la oposición ha empezado a hacer descalificaciones al conocer los nombres de los aspirantes del PRI a la Presidencia de la República y a la Jefatura de Gobierno.

Consideró que esas descalificaciones lo único que demuestran es el temor que tienen a perder en las elecciones.

Durante el mitin de respaldo del sector obrero al exdirector general del IMSS para que se convierta en candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI), expresó que la Ciudad de México es un gran reto y “vamos a poner las cosas en su lugar”.

Opinó que van más de dos décadas de administraciones del PRD y la ciudad está cada vez peor. Manifestó que los servicios que se prestan en la capital del país ya no son de primera ni de segunda, "cada vez bajan más de nivel”.

Aclaró que la Ciudad de México no es inhabitable como señalan algunas personas o grupos, sólo tiene que haber voluntad para resolver sus problemas y PRD y Morena ya no pueden hacerlo, debido a que están más interesados en proteger sus intereses de grupo que la de los capitalinos.

Por otro lado señaló que Claudia Sheinbaun Pardo, exdelegada en Tlalpan, es una gente capaz pero debe una explicación de cómo se manejó el presupuesto de los segundos pisos y sobre la información que quedó resguardada por 20 años por órdenes de Andrés Manuel López Obrador.