La ONU informó que el ataque perpetrado la noche del jueves contra sus tropas en al República Democrática del Congo provocó la muerte de al menos 14 cascos azules, así como heridas a otros 53.

En un comunicado, la Misión de la ONU en la República Democrática del Congo (Monusco, por su acrónimo en francés) indicó que el ataque también causó la muerte de cinco soldados de las fuerzas armadas congoleñas.

El ataque fue perpetrado por las Fuerzas Democráticas Aliadas (ADF), un grupo rebelde con sede en Uganda y afiliado con los terroristas musulmanes de Al-Shabab, contra una base operativa de Monusco en la provincia de Kivu del Norte.

La agresión dio lugar a enfrentamientos prolongados entre presuntos elementos de los ADF y las fuerzas de Monusco con apoyo del ejército de la República Democrática del Congo (RDC).

Tanto Monusco como el Ejército de la RDC coordinan una respuesta conjunta, mientras que realizan evacuaciones médicas y evalúan la situación de seguridad en el área.

“Este es el peor ataque contra las fuerzas de paz de la ONU en la historia reciente de la organización”, puntualizó el secretario general, Antonio Guterres, en un comunicado emitido por su oficina.

El titular de la ONU subrayó además que los ataques contra las fuerzas de paz de la ONU son inaceptables y constituyen un crimen de guerra.

Asimismo pidió a las autoridades de la RDC que investiguen este incidente y lleven rápidamente a los perpetradores ante la justicia. Indicó que no debe haber impunidad para tales ataques.