El secretario de Medio Ambiente, Rafael Pacchiano Alamán, señaló que dado los logros alcanzados en materia ambiental que han colocado a México como líder y referencia mundial, 2017 bien podría ser calificado como “el Año de la Conservación”.

En entrevista con Notimex, el funcionario federal explicó que testimonio de ello es que el país ha triplicado la superficie de Áreas Naturales Protegidas (ANP).

El titular de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) recordó que al cerrar 2016, tras los acuerdos alcanzados en la 13 reunión de la Conferencia de las Partes en materia de Biodiversidad (COP 13) en Cancún, el presidente Enrique Peña Nieto decretó seis nuevas Áreas Naturales Protegidas.

Como resultado de ello, “triplicamos todo lo que habían decretado todos los presidentes de la República, desde (Venustiano) Carranza hasta la fecha, incluso logramos por anticipado los compromisos establecidos en el acuerdo de Aichi rumbo a 2020".

Recordó que los países miembros de dicho convenio se habían comprometido a declarar 10 por ciento de su superficie marina y 17 por ciento de la terrestre como Área Natural Protegida, cifra que fue superada por México con hasta 22 por ciento de superficie marina y tres años antes de lo convenido.

“Con esto una vez más México se coloca como líder en materia de responsabilidad ambiental y protección a la biodiversidad, pero además no solo se trata de decretar superficie por decretarla, tenemos que garantizar que se conserve”, subrayó.

Un año de superación constante de metas

El funcionario federal destacó que al transcurrir 2017 se consolidó la labor de la gendarmería ambiental, creada en abril del año pasado por lo que, hasta hoy, este cuerpo de seguridad cuenta con mil elementos con presencia en 16 Áreas Naturales Protegidas.

Dijo que el resultado ha sido la reducción de la tala ilegal en 94 por ciento, tal y como lo revelan cifras del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF por sus siglas en inglés) y que es la organización internacional que hace el monitoreo en áreas clave, como la reserva de la Mariposa Monarca.

“Esto es una gran noticia de un cuerpo nuevo, cuyo objetivo es ayudar al sector ambiental a cuidar las áreas naturales protegidas terrestres, ya que no solamente se ha consolidado, sino que funciona de maravilla”, enfatizó.

Por otra parte, Pacchiano Alamán destacó el decreto histórico signado hace dos semanas y que corona a 2017 como “el año de la conservación en México”, al decretar el área marina totalmente protegida más grande de América del Norte.

Dicho decreto, dijo, prohíbe la extracción de cualquier recurso natural del archipiélago de Revillagigedo, en un área que mide 14.8 millones de hectáreas,  dimensión que supera el tamaño del territorio de Grecia.

Esto quiere decir que en esa zona no se puede pescar, cazar, talar o hacer un complejo hotelero, lo que demuestra el compromiso del gobierno mexicano de cuidar su patrimonio natural porque, además, Revillagigedo es de los lugares con mayor riqueza en el mundo.

Eso se debe a que en el lugar viven 983 especies, de las cuales 68 están en algún tipo de riesgo y 88 son endémicas, es decir, que solamente existen en el archipiélago de Revillagigedo.

Esto, pues, nos pone nuevamente a la vanguardia del mundo al demostrar lo que se tiene que hacer, “porque está sobrediagnosticado que los mares tienen que protegerse porque hay contaminación, sobreexplotación las pesquerías, y con estas medidas México le dice al mundo que se tienen que tomar decisiones para cuidar esta riqueza”.

Por otro lado, el secretario de Medio Ambiente destacó los logros alcanzados en materia de conservación, en los que resaltan los casos de éxito de especies como el Lobo Mexicano, el Jaguar, el Cóndor de California y el Águila Real.

Se trata de especies de las que ya no existían ejemplares en estado salvaje y que hoy nuevamente recorren los bosques, las selvas y surcan los aires demostrando el éxito que México ha tenido con programas de cooperación internacional con especies emblemáticas, aseguró.

Aseguró que en estos casos de éxito se ha demostrado la efectividad de las alianzas estratégicas que han caracterizado a la actual administración, como la que también se formó con la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) para la conservación del Águila Real.

Gracias a ello, hoy el Colegio Militar cuenta con una Unidad de Manejo para la Conservación de la Vida Silvestre (UMA) de aves rapaces, entre la que destaca la labor de preservar al Águila Real.

Los ejemplares de esta especie rescatados por la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente son protegidos y rehabilitados, ya sea para reintroducirlos a su hábitat o para pie de cría, a fin de ayudar a la recuperación de su población.

Vaquita Marina, el mayor reto de conservación por alcanzar

Pero no todo ha sido "miel sobre hojuelas", muestra de ello es el gran reto que  implica salvar uno de los mamíferos más emblemáticos del Mar de Cortés, la Vaquita Marina, cuyo esfuerzo extraordinario de rescate ha sido como en ninguna otra administración.

En ese sentido, Pacchiano Alamán destacó que rumbo al año 2018 se mantienen vigentes todas las acciones que buscan ayudar a ese mamífero marino a continuar nadando las azules aguas del Golfo de California.

Recordó que un esfuerzo destacable ha sido el de Vaquita CPR, cuya idea original era capturar al mayor número de vaquitas para llevarlas a un santuario donde se pudieran reproducir y ya una vez recuperada la población soltarlas.

Gracias a este proyecto, por primera vez en la historia se pudo capturar a dos ejemplares de vaquita a las que se les tomaron muestras de tejido vivo y de sangre, “cosa que nunca en la historia se había logrado y que se había señalado como algo imposible”.

Desafortunadamente el esfuerzo no dio el resultado, pues a pesar de haber capturado a esos dos ejemplares, uno tuvo que ser regresado de forma inmediata para que estuviera en mejores condiciones con su madre, ya que era una cría.

Mientras que el segundo, una hembra adulta, no logró aclimatarse cuando fue llevada a “El Nido”, por lo que a pesar de que se le regresó a su hábitat, perdió la vida.

Derivado de esto, aunque todavía no tenemos los resultados de las necropsias, la recomendación que estamos recibiendo del panel de expertos es que no intentemos nuevamente capturarlas para llevarlas a cautiverio, sino que garanticemos que en el hábitat en el que están se mantenga intacto, explicó.

Aun así, el funcionario aseguró que existen señales de esperanza, ya que resultado de las expediciones se ha detectado un número importante de crías, por lo que el reto para 2018 será garantizarles un hábitat natural libre de redes y amenazas.

Por lo que de aquí al final de la presente administración se deberá reforzar el programa de detección y retiro de redes fantasma que tenemos en cooperación con organizaciones internacionales, como Sea Shepherd.

Rumbo a un México sostenible

Finalmente, el titular de la Semarnat destacó el papel de conservación que ha caracterizado a la actual administración federal, ya que no se ha basado en un conservacionismo puro, sino que ha tratado de impulsar el uso sustentable de la riqueza natural del país.

Y es que si hay algo que ha quedado demostrado a nivel mundial, es que “cuando se usa la naturaleza de manera sustentable y responsable, también se le ayuda a su conservación de mejor manera”, aseguró.

Por esa razón, insistió en que “sin duda alguna, esta administración ha sido la más ambientalista de la historia, ya que no sólo ha triplicado la superficie en cuanto a conservación, sino que tiene las mejores herramientas para conservar este patrimonio”.