Diputados aprobaron reformas a la Ley General de Población, a fin de que la Secretaría de Gobernación, a través de los servicios educativos y salud pública, realice programas de salud sexual y reproductiva, vigilando se garantice el respeto, protección y promoción de los derechos humanos, la dignidad de las personas y la conformación de las familias.

El documento avalado por los integrantes de la Comisión de Población y propuesto por la diputada Mirza Flores Gómez, de Movimiento Ciudadano, reforma la fracción II del artículo 3 del citado ordenamiento y considera la necesidad de implementar estrategias acordes a la dinámica demográfica y las medidas para garantizar un desarrollo sustentable.

El objetivo es modificar la citada Ley para eliminar las inconsistencias que han invisibilizado a las mujeres, legislar con perspectiva de género y lograr con ello disposiciones jurídicas que garanticen los derechos humanos con plena igualdad entre mujeres y hombres.

El dictamen subraya que es obligatorio armonizar todo ordenamiento jurídico nacional a fin de lograr la aplicación, sin límites o excepciones, de las normas de derechos humanos.

Precisa que para que el Estado pueda cumplir con la obligación de promover, respetar, proteger y garantizar esos derechos, se deberá eliminar del ordenamiento jurídico toda disposición discriminatoria en pro del principio de igualdad y no discriminación.

El dictamen, aprobado en reunión de trabajo de la Comisión presidida por el diputado priista Adolfo Mota Hernández, puntualiza que textos de organismos nacionales e internacionales utilizan el término de derechos sexuales y reproductivos, así como el de salud sexual y reproductiva.