La Cámara de Diputados avaló declarar el 25 de septiembre de cada año como Día del Estado Laico, a fin de reafirmar el compromiso de México con sus políticas en materia de laicidad.

El dictamen se aprobó por 334 votos a favor, cinco en contra y 16 abstenciones, y se turnó al Senado de la República para su análisis y eventual ratificación.

El legislador perredista David García Calderón consideró indispensable y necesario seguir construyendo el Estado laico en el país, y que la conmemoración de este día sirva de reflexión para las nuevas generaciones de mexicanos.

La Comisión de Gobernación, que elaboró el dictamen, señaló que amplios sectores de la sociedad han demandado la garantía de sus libertades y el ejercicio pleno de derechos, reconociendo la diversidad y la pluralidad existente.

Resultó necesario incluir explícitamente en la Constitución la laicidad, como principio organizados del Estado y de todas las funciones que éste realiza, expuso la comisión legislativa.

Después de un largo proceso legislativo, en noviembre de 2012 se aprobó la reforma constitucional del Artículo 40, por el cual se incorporó al texto de este artículo la palabra “laico”.

Un Estado laico se define como un instrumento jurídico-político al servicio de las libertades en una sociedad que se reconoce como plural y diversa.

“Un Estado que, por lo mismo, ya no responde ni está al servicio de una doctrina religiosa o filosófica en particular, sino al interés público, es decir, al interés de todas las mexicanas y mexicanos, manifestado en la voluntad popular al respeto de los derechos y libertades”, añadió.