Al menos nueve personas perdieron la vida y otras 18 resultaron heridas hoy el estallar un camión lleno de explosivos en el centro de la ciudad de Homs, en el oeste de Siria, informó el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH).

El grupo activista indicó que el ataque se registró este martes en un área del vecindario de Akrama, en Homs, donde ha podido contabilizar nueve víctimas mortales, de ellas siete mujeres, aunque admitió que la cifra podría aumentar debido a la gravedad de algunos de los lesionados.

El gobernador de Homs, Tal al-Barazi, declaró a la agencia de noticias siria SANA que terroristas colocaron un artefacto explosivo en un autobús de pasajeros y lo hicieron detonar de manera remota en la calle al-Ahram, en Akrama, lo que también causó daños a varios vehículos, tiendas e inbfraestructura.

Hasta ahora, ningún grupo ha reivindicado el ataque, pero el vecindario de Akrama es predominantemente progubernamental, por lo que ha sido blanco de ataques de manera repetitiva.

La calle en que tuvo lugar la detonación está habitada en su mayoría por miembros de la minoría alauí, a la que pertenece el presidente sirio Bashar al-Assad, por lo que el ataque podría ser obra de la oposición o de los yihadistas.