El primer ministro de Líbano, Saad Hariri, anunció hoy de manera oficial el retiro de su renuncia en una declaración que leyó después de que el gabinete concluyó su sesión extraordinaria, encabezada por el presidente Michel Aoun, celebrada en el Palacio de Baabda en Beirut.

Hariri, quien anunció su dimisión en un mensaje televisado desde Arabia Saudita el pasado 4 de noviembre, finalmente garantizó este martes que seguirá trabajando por Líbano y aseguró que el país estará apegado a una nueva política de disociación y al Acuerdo Taef.

“El gobierno ha aprobado por unanimidad una declaración que promete el cumplimiento de una política de disociación, el juramento del presidente en términos de disociar al país de conflictos regionales y la no injerencia en los asuntos internos de otros países”, sostuvo.

La declaración del primer ministro libanés llegó después de la sesión extraordinaria celebrada con todos los ministros del gobierno, que fue la primera reunión del gabinete en más de un mes, debido a la crisis política causada por el anuncio de la renuncia de Hariri y sus 18 días de ausencia del país.

Antes de la sesión del gabinete, Hariri y Aoun mantuvieron una reunión a puerta cerrada, informó la televisión local Al-Manar pero sin ofrecer detalles de la conversación.

“El Consejo de Ministros decidió que todos los grupos representados en el gobierno se desvinculan de cualquier disputa, conflicto o guerra de conflictos regionales”, declaró el primer ministro libanés ante periodistas después de la sesión.

Hariri también habló de las responsabilidades de los funcionarios para proteger a Líbano de los peligros que enfrenta, y confió en “esta nueva oportunidad para la cooperación y la protección del país, especialmente porque todos nos negamos a dejarnos arrastrar por lo intentos de crear una atmósfera de caos”.

Subrayó que se alcanzó un compromiso unánime para implementar la política del gobierno tanto en palabras como en acciones, tras lo cual un representante del grupo chiita libanés Hezbolá (Partido de Dios) declaró que el bloque está comprometido con la declaración de política del gobierno.

El ministro de Deporte y Juventud, Mohammad Fneish, que representa a Hezbolá en el gabinete, dijo a nombre del grupo chiita “estamos de acuerdo”.

Al comenzar la sesión del gabinete, el presidente Aoun dijo que la unidad de Líbano durante la ausencia de Hariri fue vital y permitió al país salir de la crisis.

“Los países no se miden por su tamaño. Todos son iguales en dignidad y, por lo tanto, nuestro enfoque de la crisis se basó en no aceptar ninguna invasión de nuestra dignidad por parte de ninguna autoridad en el mundo”, dijo Aoun.

Cuando Hariri anunció su renuncia, a principios del mes pasado, dijo temer por su vida y acusó a Irán de intentar sembrar el caos en Líbano y en la región con el apoyo de Hezbolá, interfiriendo en asuntos de otras naciones como Siria, a pesar del Acuerdo Taef.