Hace 13 años, cuando el cineasta Iván Ávila Dueñas presentó su ópera prima “Adán y Eva (Todavía)”, más de la mitad de los espectadores, a media función, salieron de la sala y no regresaron.

La noche del lunes, en la Sala THX de los Estudios Churubusco se proyectó el filme como parte de la programación de “#35mm: Reencuentros al margen. Muestra del cine hecho en cine” y durante la hora 40 minutos de su proyección, nadie abandonó el lugar.

“Debo confesar que cuando presentamos esta película se nos fue la mitad de la gente. A los 20 minutos de haber iniciado, casi todos se habían ido, pero ahora no sucedió así, significa que algo ha cambiado”, expresó Ávila Dueñas al concluir la exhibición.

“Adán y Eva (Todavía)” retoma el concepto del Génesis cuando Adán y Eva fueron expulsados del paraíso después de haber comido del árbol prohibido. Sin embargo, antes de ser desterrados probaron del otro árbol prohibido, el de la vida, y ahora viven con hartazgo en la Ciudad de México.

En el largometraje abundan las escenas de corte sexual, por lo que, en aquel entonces, cuando los espectadores rechazaron su largometraje, el director no se ofendió, al contrario, le dio risa.

“Hoy a la película se le da oportunidad de pensarla de otra forma. Aún tengo mis dudas de si aguantará el paso del tiempo. Sin embargo, me divertí porque hace mucho que no la veía en la pantalla grande y menos en 35mm, lo cual hace la gran diferencia”, destacó.

Platicó a Notimex que “Adán y Eva (Todavía)” fue filmada con sobrante de negativo de publicidad.

“Iniciamos con el engaño de que iba a ser un cortometraje y a la semana del rodaje tuve que confesarle al staff que no lo era. Filmamos durante 15 días la parte que se desarrolla en México y no teníamos dinero para revelar, pero las cosas fueron saliendo”.

Hace más de 10 años, dijo, hacer una ópera prima era mucho más complicado que ahora. “Era imposible, no había apoyos. Yo pensaba que la acabaríamos en cinco años, sobre todo porque el final teníamos que hacerlo en Buenos Aires.

“Quedamos absolutamente quebrados de dinero y cuando vine a los Estudios Churubusco les dije que necesitaba ver qué hacer. Me dijeron que fuera al Imcine porque cerraba la primera convocatoria de postproducción que sacó Foprocine y pudimos terminarla como en nueve meses”.

“#35mm: Reencuentros al margen. Muestra del cine hecho en cine” estará vigente del 4 al 17 de diciembre en tres sedes: Estudios Churubusco, Plaza San Jerónimo y Faro Aragón.

La exhibición que propone el Laboratorio Experimental de Cine (LEC) está conformada por 15 películas que abarcan un periodo entre 1936 y 2003.

Otros filmes que se proyectarán son: “Redes”, “La fórmula secreta”, “El Santo con la hija de Frankenstein”, “Ladrones viejos”, “Lolo”, “Mil nubes de paz”, “La pasión de María Elena”, “Temporada de patos”, “Perfume de violetas”, “La pasión según Berenice”, “El castillo de la pureza” y “En el hoyo”, entre otras.

El propósito es reencontrar a las películas con su público, así como reconocer a la producción cinematográfica realizada en soporte fílmico como un arte que produce una experiencia peculiar y a la que es cada vez más difícil tener acceso.

Actualmente, las películas realizadas en formato fílmico tanto independientes como financiadas por el Estado, son resguardadas en archivos públicos y privados.

Sin embargo, la mayoría de ellas no volverán a encontrarse con un público nuevo. Esto debido a la actualización digital de la infraestructura de exhibición del país, así como a la limitada inversión económica para la digitalización de copias fílmicas del cine mexicano.