En Puerto Vallarta se llevó a cabo hoy la reunión preparatoria del Pacto Global para la Migración Segura, Ordenada y Legal (Global Compact for Migration) de las Naciones Unidas.

El canciller mexicano, Luis Videgaray, expresó que como cofacilitadores junto con Suiza, se han llevado a cabo consultas abiertas y trasparentes que han determinado procesos de diálogo y negociación, lo que resultará en tres etapas para este pacto, en el cual se pretende reconocer el respeto pleno de los derechos humanos de personas en esta situación.

El secretario de Relaciones Exteriores de México agregó que "el pacto, si todo sale como queremos, será adoptado por un conferencia internacional a finales de 2018 en Marruecos; para México este proceso es una gran oportunidad para consolidar nuestras propias políticas en materia de migración".

Los líderes internacionales de 193 países acordaron en la cumbre sobre refugiados y migrantes celebrada en Nueva York, en septiembre de 2016, negociar una serie de medidas para garantizar migración segura, ordenada y regular.

A su vez, el gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval Díaz, dijo que los estados, desde los gobiernos locales, deben crear políticas públicas, acciones reales para convertir a la migración en un pilar de desarrollo sostenible a escala global.

En el Centro Internacional de Convenciones de Puerto Vallarta, exhortó a impulsar desde las entidades locales, las herramientas para que la migración pase de ser un tema de división a uno que "empareje el piso, que conforme las condiciones igualitarias".

"La acción regional no sólo cambia los paradigmas de las relaciones internacionales sino incluso la forma misma de hacer política".

Manifestó que el desafío "es ahora poner en marcha desde los estados, acciones reales vinculadas con lo que se planteará en el próximo acuerdo para permitir a la migración convertirse en un verdadero pilar de desarrollo sostenible a escala global".

Indicó que desde un entorno subnacional, "se buscará y convocará al hermanamiento de gobiernos estatales que generen soluciones para darle al migrante el empoderamiento y las condiciones justas en su retorno o tránsito a su destino".

Comentó que a pesar de la salida de Estados Unidos de este pacto mundial, se pretende avanzar para concretarlo el próximo año.

Afirmó que la iniciativa impulsada por México y Suiza en septiembre de 2016 fue respaldada por el entonces mandatario estadounidense, Barack Obama, y calificada por la ONU como uno de los mayores retos de la organización para el año que viene.

Aseguró que en un momento crítico "como el que vivimos ahora, cuando muchos comienzan a culpar a los extraños de sus problemas y a usar ese pretexto para obstaculizar la movilidad de las personas, es necesario detener la oscilación y, de una vez por todas, dar a la migración el valor humano que tiene en realidad".

Subrayó que este es el verdadero objetivo del Pacto Mundial de Migración, "es repensar las políticas globales alrededor de este fenómeno para dejar a un lado su fragmentación e impulsar la movilidad como una herramienta más en la búsqueda del desarrollo sostenido y sostenible de toda la humanidad".

Puerto Vallarta alberga a los líderes de Naciones Unidas, en una reunión de compilación y análisis de los resultados de la primera fase de este pacto mundial.