Con su novela “El día que me faltes”, trabajo que combina con destreza los elementos clásicos de la novela policiaca y el vértigo narrativo propio del "thriller" con un lenguaje preciso y veloz, sobre una conjura y cofradía de poetas suicidas, el escritor ecuatoriano Ernesto Carrión ganó la sexta edición del Premio Lipp de Novela 2017.

En la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara, el escritor mexicano Xavier Velasco, presidente del jurado, comentó que el ecuatoriano se hizo acreedor al galardón por presentar una novela que posee una narrativa atrayente, sustentada en un argumento, imágenes bien construidas que mantienen la emoción del lector durante sus 170 páginas.

Además, porque destaca por su profuso y a la vez fino trabajo de investigación sobre la historia literaria del Ecuador que subyace de manera natural y ágil, a las averiguaciones que realiza la periodista-detective.

Expuso que en esta obra los personajes están delineados con una economía de acciones y la precisión que los revela contradictorios; se trata de una novela que señala lo precario de nuestras ambiciones, el dudoso vértice de la verdad y la mentira, donde la poesía es también un territorio donde se juega la vida.

Por su parte, el autor Ernesto Carrión (1977) se dijo sorprendido por haber ganado con una historia de Guayaquil, al tiempo que dedicó su galardón a los jóvenes escritores de Ecuador.

“Lo dedico a los que están escribiendo ahora y los que comenzarán a escribir mañana, a los que sienten miedo de hacerlo y rigurosidad fingida de sus maestros en el aula universitaria, a los que no pueden ver la libertad que implica escribir, la responsabilidad que es vivir para hacerlo, el miedo de hacer de esto un porvenir, el juego de jugársela para reír a solas.

“Se los dedico a ustedes para que escriban con libertad, cierren los ojos y oídos de sus corazones, a los académicos canónicos, a los que pretenden vender los esquemas de cómo se hace una novela, de cómo se escribe un poema, se lee apropiadamente; escriban con furia y amor, estréllense contra la vida por las calles y luego regresen a escribir a sus casas y no se maten nunca, porque para matarse una y mil veces está la página en blanco”, dijo el ganador.

Gastón García Marinozzi, coordinador de publicaciones de la Secretaria de Cultura federal, felicito al ganador al tiempo que resaltó que dicho premio es una clave fundamental para el fomento a la lectura y el libro.

Al respecto, la escritora Mónica Lavín se dijo contenta de que en esta edición el ganador haya sido alguien de habla hispana, al tiempo que celebró el que por primera vez haya ganado un autor ecuatoriano, como Carrión, ganador además del Premio Casa de las Américas este mismo año.

Dijo que la vocación de un premio como el Lipp de Novela consiste en hermanar, hacer redes, encontrar en la república de las letras una patria común, donde lo que importa es la condición humana, la imaginación y creatividad de encontrar ese mundo alterno que no tiene fronteras.

Destacó que en esta ocasión hubo una participación de 46 novelas, lo que calificó de complejo para el jurado, integrado en esta ocasión por los escritores Cristina Rivera Garza, Eduardo Antonio Parra, Alberto Chimal, Ana García Bergua, Gastón Melo, Silvia Molina, Rafael Pérez Gay y Roberto Bardini.