La Comisión Estatal Para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Coepris) anunció que la Procuraduría General de la República (PGR) inició una averiguación previa al rastro municipal de Tampico, por el supuesto uso de clembuterol en carne y vísceras para consumo humano.

Refirió que derivado de una inspección que realizó esta Comisión el pasado 10 octubre, se inició la investigación por parte de la PGR ante el aparente uso de dicha sustancia que sirve para incrementar la masa muscular en el ganado.

Indicó que se llevaron a cabo muestras de reses ya sacrificadas y de sangre de ganado vivo para la confirmación o descartar el uso de dicha sustancia que es dañina para el consumo humano.

Apuntó que ante los resultados encontrados, se determinó el aseguramiento 26 reses vivas y cerca de cinco canales de carne bovina, mismos que fueron destruidos días después por considerarse carne ya no apta para consumo humano.

Añadió que como seguimiento a estos resultados positivos, el 8 de noviembre se denunció los hechos ante la PGR, y ayer la dependencia inició una averiguación previa y realizó el aseguramiento de los animales que se habían mantenido retenidos en el rastro municipal de Tampico.

Como parte de estas investigaciones, la Coepris y la PGR encontraron 19 reses más que presentaban las mismas características que los anteriores, por lo que se decidió ponerlas en cuarentena y obtener muestras para determinar si también se encuentran contaminadas con clembuterol.

El consumo de clembuterol en humanos produce una intoxicación que puede causar nerviosismo, dolores de cabeza, aumento de la presión sanguínea y otros malestares, destacaron.

Asimismo, el uso de dicha sustancia en ganado para consumo humano se encuentra prohibido en la Ley Federal de Sanidad Animal y contempla sanciones que van de cuatro a ocho años de prisión y multas de hasta tres mil veces el salario mínimo.