Expresa canciller argentino “angustia e inquietud” por submarino perdido

El canciller argentino Jorge Faurie aseguró hoy que su país vive “un día de bastante angustia e inquietud” por el submarino perdido desde el pasado 15 de noviembre, el cual podría haber estallado con...

El canciller argentino Jorge Faurie aseguró hoy que su país vive “un día de bastante angustia e inquietud” por el submarino perdido desde el pasado 15 de noviembre, el cual podría haber estallado con sus 44 tripulantes a bordo.

Ante las versiones que apuntan a que la nave explotó en el mar por motivos aún desconocidos, Faurie afirmó que, al igual que toda la población, “estamos muy movilizados con la información sobre la situación del submarino que venimos acompañando durante estos últimos días”.

El ministro de Relaciones Exteriores explicó que esta mañana, a través del embajador argentino en Viena, Rafael Grossi, el gobierno recibió un informe de la Organización del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares.

De acuerdo con ese reporte, el pasado 15 de noviembre, tres horas después de la última comunicación del submarino de la Armada argentina ARA San Juan, se detectó una “anomalía hidroacústica”, es decir, una explosión, en la zona donde se perdió la nave.

Aún sin confirmar de manera oficial que el submarino estalló con toda la tripulación a bordo, Faurie se solidarizó “con la gente que está trabajando en esto y con los familiares de todos los marinos que están en el ARA San Juan”.

También manifestó “las mayores esperanzas en la evolución de este trabajo que está llevando adelante el Ministerio de Defensa”, dependencia que ha sido cuestionada por la manera en que manejó el caso.

Por otra parte, Faurie recordó que una de las tareas de la cancillería es coordinar la ayuda que han brindado 13 países con distintos tipos de equipamiento, “a los que estamos muy reconocidos y agradecidos por este esfuerzo que han llevado adelante”.

El submarino de la Armada Argentina ARA San Juan es buscado en la zona del golfo San Jorge, en la provincia de Chubut, a casi mil 400 kilómetros de esta capital, ya que fue la última posición que reportó el pasado 15 de noviembre.

La nave había comenzado su recorrido en Ushuaia, en el extremo sur de la Patagonia, y tenía que haber llegado el pasado lunes a Mar del Plata, una ciudad de la costa atlántica, a una distancia de sólo 413 kilómetros de Buenos Aires.

Sin embargo, por razones aún desconocidas el submarino dejó de comunicarse hace ocho días, por lo que se inició un inédito operativo de búsqueda en el que están participando equipos nacionales e internacionales provenientes de 13 países.