Con la participación de 55 equipos integrados por 59 artesanos, 49 artistas y diseñadores industriales que mostrarán un total de 65 piezas, el Museo de Arte Popular (MAP) albergará a partir del 25 de noviembre la quinta edición de la bienal “Arte/Sano entre Artistas”.

Walter Boesterly, director de ese espacio museístico, comentó en conferencia de prensa que la bienal que cumple diez años se ha visto enriquecida por las aportaciones de los artesanos y por la ingeniosa y natural fórmula de sumar oficios y conocimientos que se amalgama para legar a una propuesta incluyente y armoniosa.

Una de sus características principales es dar prioridad al trabajo en equipo, así como la transformación de las técnicas y los oficios fundidos en una idea original que aportan sus atributos para ofrecer un maridaje sorprendente, lleno de fusiones conceptuales, cromáticas, texturales y de escalas.

Propuestas de inimaginable técnica en otras ramas de la artesanía como la alfarería, cerámica, cerería, ebanistería, fibras naturales, lapidaría, orfebrería, plumaria y textiles, serán los trabajos que presentarán 59 artesanos, además, se suma el trabajo de artistas visuales, así como diseñadores industriales.

“Por un lado tenemos el trabajo de artesanos y por el otro, el de artistas y hay un hueco, un nicho que se queda vacío y que precisamente estamos tratando de proponer que se llene con estas intervenciones, con colaboraciones de artistas y artesanos”, dijo el también museógrafo.

Arnaldo Avilés, artista visual, comentó que estar en esta edición, representa un logro, “una inspiración y apoyo emotivo, porque es la oportunidad de mezclar el trabajo de lo que es uno y hacer una simbiosis con la otra persona que también lo hace a su manera y que muchas veces son realidades diferentes, pero eso le da riqueza al proyecto”.

Refirió que la bienal “Arte/Sano entre Artistas”, constituye además una especie de experimento, cuyo resultado no se sabrá hasta el final.

Para Ricardo Ata, otro de los participante y representante de la parte artesanal, esta bienal representa un diálogo que debe de existir entre los propios creadores, para decir los pros y contras de los materiales, “la esencia de la materia”.

“Los artistas no pueden jugar si nosotros no les decimos como jugar con el material aunque ellos experimentan lo que ellos hacen”, dijo el artesano.

La bienal nace con influencia del movimiento Bauhaus de 1919, mientras que la forma de trabajar es a través de la invitación que se hace a los artistas y artesanos, quienes entran con diferentes propuestas, además de elegir con quien trabajar, platican sus proyectos y en caso de no llegar a acuerdo, buscan otra alianza.