Playa del Amor y el Divorcio, para gozar las maravillas de la naturaleza

Considerada como una joya de Los Cabos, donde las aguas del Mar de Cortés y el Océano Pacífico la bañan, La Playa del Amor y el Divorcio se ha convertido punto obligado para visitar y descubrir su...

Considerada como una joya de Los Cabos, donde las aguas del Mar de Cortés y el Océano Pacífico la bañan, La Playa del Amor y el Divorcio se ha convertido punto obligado para visitar y descubrir su leyenda.

Ubicada en el extremo sur de la península de Baja California, se encuentra esta playa que ofrece aguas cristalinas y una gran diversidad de vida marina.

Aunque la belleza de su paisaje cautiva por sí sola, los guías de turistas aseguran que su leyenda no es igual de bella, pero sí muy conmovedora.

Su historia se remonta al siglo XVIII, cuando un marinero japonés fue rescatado por una mujer de la localidad, disfrutando de su amor en esta playa, que también fue testigo de su dramática muerte.

El amor de esta pareja se frustró, ya que el padre de ella no veía con buenos ojos la relación, así que en un ataque de irá privó de la vida al marinero y su hija decidió quitarse la vida en la ahora conocida Playa del Amor y el Divorcio.

Desde entonces la isla se ha convertido en punto de encuentro para los enamorados que se dejan acariciar por la brisa y la suavidad de la arena acumulada en el breve espacio, donde a lo lejos son observados por la Virgen del Pacífico, una formación rocosa.

“Es una de las pocas playas en el mundo que cuenta con dos mares, el Océano Pacífico y el Mar de Cortés”, comentó el guía Marcos Chávez, durante un recorrido con Notimex por la zona.

“En esta playa te enamoras y te divorcias sin tanto gastar”, dice entre risas el guía, quien a diario recorre la zona decenas de veces exaltando las maravillas de la naturaleza.

La suave brisa y el azul del mar llevan a descubrir los secretos de esta isla que mide cerca de 55 metros y que cuenta con uno de los fenómenos naturales más impresionantes, las cascadas de arena.

A unos cuantos metros, los visitantes pueden disfrutar de estas cascadas de arena submarinas, provenientes del deslave de las rocas calcáreas que fueron formaciones que emergieron a la superficie, indicó Márquez.

Lentamente en la embarcación La Chiripa, Márquez muestra otro de los grandes atractivos e iconos de la zona conocido como “El arco” que marca el inicio del fin de la tierra por conectar con el océano.

“Muchos creen que esta formación rocosa es un triceratops tomando agua”, comentó el guía al recordar que cada cuatro años la playa del amor se extiende hasta llegar por debajo monumental arco de piedra.

Sin embargo, este año el fenómeno ha sido esperado, sin resultado alguno, pues se cree que el cambio climático también ha afectado la zona.