Volar en globo, una experiencia muy segura y maravillosa

Stuart Enloe, piloto estadunidense que conduce el globo número 44, baila, canta y saluda con gran ánimo a todo el Parque Metropolitano, es la forma de mostrar el gusto de estar en México.El oriundo...

Stuart Enloe, piloto estadunidense que conduce el globo número 44, baila, canta y saluda con gran ánimo a todo el Parque Metropolitano, es la forma de mostrar el gusto de estar en México.

El oriundo de Atlanta lleva ocho años viniendo al Festival Internacional del Globo (FIG) y aunque ha recorrido eventos de este tipo en todo el mundo, el de México es su favorito, por eso no deja de visitarlo.

Pilotear es su pasión, porque cada vez que lo hace se siente como un niño y venir a México le provoca esa sensación; además ver las sonrisas de la gente cuando el globo se eleva, es recibir el mejor regalo, anota.

"Me emociona mucho venir aquí cada año, porque la gente es sumamente linda y es un festival maravilloso", indica a Notimex luego de desempacar el globo en una mañana fría que poco a poco se va calentando con el ánimo de los asistentes.

El piloto del aerostato de Notimex, Agencia de Noticias del Estado Mexicano, quien lleva 37 años en esta actividad, considera que en el FIG ha crecido el interés de la gente por asistir a este colorido y divertido evento.

"Vengan, vamos a volar, súbanse al globo con nosotros y échennos porras; estamos aquí para hacer a todos felices", dice a las personas que están en sus casas y no se dieron la oportunidad de asistir al festival.

Volar en globo, comenta, es la experiencia más segura que hay en el mundo, es por ello que él no lo deja de hacer; y además porque ha sido una oportunidad para viajar por todo el mundo y conocer distintas culturas.

"La primera vez que vi un globo aerostático fue en un festival, y me encantó, lo perseguí y lo único que quería hacer era darme una vuelta en él; así que un día después fuimos a comprar un globo y he volado desde entonces", relata.

Stuart cuenta con su licencia para pilotear y, con la experiencia adquirida, puede entrenar a otras personas para que ingresen a este mundo. 

Para él, cada vuelo es una experiencia diferente, en cada vuelo aprende algo nuevo.

"Creo que la mejor forma de describir volar en globo es como volar en una nube; es increíble surcar los aires y además es bastante gracioso porque tú ves estos globos gigantes, pero realmente los puedes empacar en una porción de espacio pequeño", señala.

El piloto estadunidense contagia cada mañana al Festival Internacional del Globo con su energía y alegría. Conforme se va elevando el globo, va saludando a toda la gente: "buenos días", "México", dice, y es correspondido con gritos de aliento.

"Pienso que ha habido un crecimiento constante sobre el interés de la gente; nos esperan y vienen a vernos cada año, nos animan, nos echan porras mientras estamos armando el globo, mientras estamos elevándonos", narra emocionado.

En el Festival Internacional del Globo, abunda, hay muchísima gente y toda esa gente está muy emocionada cada vez que venimos, es como ser un "rockstar".

"La sonrisa de todos los niños de todas las edades, es lo que me hace venir a este festival todos los años, realmente ver a la gente feliz es hermoso", asevera el hombre alto y de piel blanca.

Una vez que Stuart aterriza en un lugar desconocido, la gente emocionada se acerca y se toman selfies para subirlas a las redes sociales. Él saca unas cervezas y las reparte entre su equipo, que llega a recogerlo para trasladarlo nuevamente al parque.

Luego de guardar el globo y subirlo a la camioneta, inicia el viaje de retorno y en el camino continúa saludando a la gente, reparte dulces y sonrisas a los niños que lo esperan entre calles y avenidas con el grito de "candy".